La lucha de las afectadas por el anticonceptivo Essure llega a la Audiencia Nacional

|

Essure anticonceptivo 01082018


Esperanza entre las afectadas por el anticonceptivo Esssure. La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha incoado diligencias ante "la posible existencia de una infracción penal" tras la querella presentada por la Asociación Española de Afectadas por Essure contra la farmacéutica Bayer, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO)y la Agencia Española del Medicamento (AEM) por un delito de lesiones por los efectos adversos que el anticonceptivo ha producido a sus usuarias.


Essure es un método de anticoncepción definitiva que consiste en la implantación de unos muelles metálicos en las trompas de falopio para conseguir una esterilización irreversible.


Las afectadas por el anticonceptivo sufren síntomas comunes tales como la perforación de la trompas, dolor abdominal persistente, alergia al níquel -material del que está compuesto el dispositivo-, y enfermedad inflamatoria pélvica.


Estos síntomas no son un caso aislado de algunas afectadas sino que organizaciones de mujeres de todo el mundo -la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, FDA por sus siglas en inglés, las cifra en 15.000- han relacionado el método anticonceptivo con efectos secundarios como fuertes dolores pélvicos y abdominales, fatiga, problemas alérgicos, migrañas o sangrado.


Desde el bufete de abogados que ha presentado la querella, Almodóvar&Jara, Francisco Almodóvar ha explicado a Catalunyapress que consideran un éxito jurídico que la magistrada vea indicios de delito.


Una querella presentada contra la multinacional, tanto la matriz en Alemania, como su sede en españa, así como contra la AEM por imprudencia a la hora de vigilar los daños ocasionados por el dispositivo, y contra la SEGO por información insuficiente e imprudente a los ginecólogos españoles sobre el método anticonceptivo.


SUSTITUCIÓN DE LA LIGADURA DE TROMPAS


Almodóvar pone el foco en la financiación de Essure. Así, cuestiona la decisión de sustituir la en la sanidad pública la ligadura de trompas por este anticonceptivo, cuando las mujeres solicitaban la primera y numerosos estudios médicos avalan su eficacia.


Razón por la que señala al tesorero de la SEGO como “principal” avalista del producto, y encargado de formar a los ginecólogos en su uso, y por eso quiere investigar la relación existente entre Bayer y la Sociedad Española de Ginecología.


El letrado denuncia además la estigmatización a la que se ven sometidas las afectadas, ya que cuando acuden a un profesional médico se encuentran con un total desconocimiento del dispositivo que tienen implantado, más aún sobre su retirada y la falta de atención ante los efectos adversos que presentan.


“Las pacientes nunca fueron informadas adecuadamente sobre las posibles complicaciones del producto que podían afectar a su salud”, ha explicado el abogado.


EFECTOS SECUNDARIOS


Una de las afectadas, Verónica Armas, ha relatado a este diario las consecuencias que ha sufrido tras la implantación del dispositivo Essure.


Armas decide en 2016 informarse sobre los diferentes métodos anticonceptivos para no tener más hijos y su ginecólogo le propone el dispositivo de Bayer. Así, le explica que es de fácil colocación, sin necesidad de operación y a través del centro de atención primaria. No le detallan que tenga efectos secundarios de ningún tipo.


El día que a Verónica le implantan el anticonceptivo, tiene la primera reacción: vómitos y sangrado. En el centro médico consideran que es una reacción posterior a la colocación del dispositivo. Pero las complicaciones sólo acaban de empezar.


Aunque tenían que haberle realizado una ecografía para hacer seguimiento a la colocación de Essure, la prueba no se hace y Verónica comienza su periplo a urgencias con repetidas infecciones urinarias, fiebre alta, y dolor e hinchazón de viente.


Las visitas de Verónica a urgencias se repiten, sufre mareos, infecciones de orina, dolores abdominales y taquicardias.


En enero de 2017 insisten desde ginecología en que sus síntomas no se relacionan con Essure, pero poco después su doctora le indica que cabe la posibilidad que su cuerpo esté rechazando el dispositivo, por lo que programan la intervención y le extirpan las trompas.


El calvario no termina aquí. A pesar de la cirugía, Verónica sigue sufriendo dolores, sangrados e infecciones urinarias y vuelve a ser hospitalizada.


Cuando por fin le hicieron las pruebas necesarias, a Verónica le encontraron de nuevo tres anillos del dispositivo incrustados en el útero, que le han extraído en mayo de este año.


Ahora se encuentra a la espera de una una revisión tras su última intervención, con la esperanza de que de una vez por todas su calvario termine.


Las afectadas no sólo han tenido que sufrir los efectos adversos del anticonceptivo, sino el suplicio de peregrinar una y otra vez a unos servicios sanitarios que pese a prescribir el método, no tiene conocimiento de los efectos que produce y que ellos mismos han implantado sin conocer los riesgos.


RETIRADA DEL MERCADO


La multinacional Bayer cesó la distribución y venta de Essure en septiembre de 2017 en todos los países excepto en EE.UU, si bien ahora ha anunciado la suspensión de la venta del dispositivo también en el país, lo que significa el cese absoluto del producto, porque sólo se comercializa allí.


La misma semana en que se dio a conocer la retirada del mercado del anticonceptivo, la cadena CNN publicó que Bayer había pagado más de dos millones de dólares a facultativos para prescribirlo entre 2013 y 2017.


Según la cadena estadounidense, más de 11.000 médicos recibieron pagos de la compañía farmacéutica.


Por su parte, desde Bayer han explicado a este diario que no tienen constancia de que exista querella alguna y expresan que el dispositivo ha sido “ampliamente estudiado” por la compañía y por profesionales médicos independientes y defiende que dispone de una “amplia evidencia científica” que confirma su “favorable perfil beneficio riesgo”.


Según la compañía, el cese de la venta y distribución de Essure se debe a una decisión voluntaria que obedece a “razones estrictamente comerciales”. Así, sostienen que las mujeres que llevan implantado el dispositivo pueden seguir llevándolo de “manera segura” y remiten a consultar con un facultativo en caso de cualquier duda.


Si bien a día de hoy Bayern incluye en la cabecera de la página web de Essure la siguiente advertencia:


“Algunas pacientes que tienen implantado el sistema anticonceptivo permanente Essure experimentaron o informaron efectos secundarios, entre ellos, perforación del útero o de las trompas de falopio, identificación de implantes en la cavidad abdominal o pélvica, dolor persistente y supuestas reacciones alérgicas o de hipersensibilidad. Si se debe quitar el dispositivo para tratar tales efectos secundarios, será necesario un procedimiento quirúrgico”.


Como señalan las afectadas, la retirada del dispositivo supone que ninguna otra mujer tendrá perforación de útero, de trompas, sufrirá una alergia permanente, ni dolores pélvicos crónicos, pero todavía queda pendiente subsanar responsabilidades por todas aquellas que a día de hoy siguen luchando contra la indiferencia médica sobre el dispositivo que se les implantó y que les ha provocado una larga lista de efectos secundarios, afectando no sólo a su salud física, sino también a su salud mental. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH