Pierde manos, piernas y nariz por una infección canina, pero sigue amando a los perros

Moisés B. Martínez

Greg Manteufel sufriu00f3 una infecciu00f3n caninca


Cuando Greg Manteufel, de 48 años, llegó al hospital a finales de junio, "mi cara estaba toda roja y azul, y empezó a descender por el resto de mi cuerpo".


"Mis brazos, mi pecho, todo estaba cambiando de color", relata a ' Time' Manteufel, de West Bend, Wisconsin.


Manteufel inicialmente pensó que tenía un caso grave de gripe, pero en su sangre los médicos descubrieron un tipo de bacteria que normalmente se encuentra en la boca de perros y gatos.


Estas bacterias rara vez enferman a los humanos, pero la infección de Manteufel, y la forma en que respondió su cuerpo, hizo que los cirujanos le amputaran partes de la nariz y las extremidades, incluyendo las manos y los pies.


"Haz lo que tengas que hacer para salvarme la vida", recuerda que dijo Manteufel a sus médicos del Hospital Froedtert de Milwaukee (EEUU).


El tipo de bacteria, Capnocytophaga canimorsus, es "una flora completamente normal de la boca de un perro y normalmente no causa ningún tipo de enfermedad significativa. Sin embargo, en el lugar equivocado, en el momento equivocado, en el paciente equivocado... puede conducir a infecciones graves, pero muy, muy rara vez", señala el Dr. Stephen Cole, profesor de microbiología veterinaria de la Facultad de medicina veterinaria de la Universidad de Pensilvania. 


Cuando las bacterias se propagan a los humanos, lo hacen a través de mordeduras, arañazos u otro contacto cercano con perros y gatos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos.


En casos raros, pacientes como Manteufel pueden desarrollar sepsis. También pueden desarrollar una complicación, como él, conocida como coagulación intravascular diseminada. En este trastorno, se forman rápidamente pequeños coágulos de sangre que pueden obstruir los vasos sanguíneos y bloquear la circulación normal.


"La infección se curó bastante rápido" con antibióticos, señala la Dra. Silvia Muñoz-Price, una médica especializada en enfermedades infecciosas que trató a Manteufel en el Hospital Froedtert.


"Sin embargo, en el futuro, desarrolló una circulación deficiente, un flujo sanguíneo deficiente en sus brazos y piernas. Y el flujo sanguíneo era tan bajo que desarrolló un proceso llamado gangrena. Básicamente, el tejido muere y se vuelve azul", señaló Muñoz-Price, también epidemiólogo y profesor de medicina del Colegio Médico de Wisconsin.


Greg Manteufel perdió sus piernas a causa de una infección canina


Los médicos sabían que no podían salvar sus brazos y piernas. Lo que no sabían era cómo se infectó una persona de 48 años de edad que, por lo demás, estaba sana.


Los que están en mayor riesgo son las personas con sistemas inmunitarios debilitados, como los pacientes de cáncer y las personas a las que se les ha extirpado el bazo,.


"Básicamente, he sido la persona más sana del mundo hasta ahora", comenta Manteufel. "Dijeron que podría haber ganado la lotería cinco veces seguidas en un día antes de tener esta bacteria en mi cuerpo."


Muñoz-Price dijo, "no estamos seguros de cómo terminó en su torrente sanguíneo" y estimó que sólo ve un pequeño puñado de casos al año.


Sin embargo, añadió que "estamos planteando la hipótesis de que se debió a una lamedura de perro", porque Manteufel no tenía heridas evidentes y porque había estado en contacto con perros, incluido su pitbull de 8 años.


La bacteria Capnocytophaga se ha detectado en hasta un 74% de los perros.


La C. canimorsus no está en la lista de enfermedades notificables de los CDC, y los expertos dicen que es difícil determinar con precisión los números de lo raras que son estas infecciones. Un informe de 2015 encontró menos de 500 casos confirmados en laboratorio que habían sido reportados desde 1961, aunque la bacteria no fue nombrada oficialmente como una nueva especie hasta 1989.


A Manteufel aún le queda un largo camino por delante. Después de más de una docena de cirugías, está planeando obtener prótesis de miembros, y los médicos usarán cartílagos de otras partes de su cuerpo para reparar su nariz.


También ha estado trabajando con especialistas en rehabilitación aprendiendo a adaptarse a su nueva vida. También se creó una página GoFundMe para ayudar con los costos.


"Estábamos sorprendidos incluso de algunas personas que salieron que tenían esta bacteria en particular porque ha sido tan rara, y nunca oímos hablar de ella", dice su esposa, Dawn. 


"Descubrimos que había dos personas en Wisconsin solas con la misma situación."

Con su esposa y su hijo a su lado, Manteufel se concentra en mantenerse positivo.


"Tengo que ser fuerte por ellos, y ellos están siendo fuertes por mí", dijo. "Tengo que seguir mirando hacia adelante y esperar que mejore cada día."


Y todavía tiene debilidad por los perros, incluyendo a su pitbull,  del que no cree que le haya provocado su infección. Ella no es muy lamedora, comenta.


"No puedo dejar de querer a los perros porque esto pasó. Siempre me encantarán los perros."

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH