​Los jueces del impuesto de hipotecas

|

Luis María Díez Picazo


La decisión del Tribunal Supremo (TS) sobre quién debe pagar el impuesto de hipotecas, si los bancos o los clientes, y los cambios de criterio de los jueces hace tambalear la credibilidad del alto tribunal.


Muchos de los magistrados protagonistas de este episodio caótico son desconocidos para la opinión pública, pero el interés sobre quiénes son ha aumentado a medida que avanzaban los días y continuaba la polémica.


El presidente de la Sala de lo Contencioso o Sala Tercera del TS se llama Luis María Díez-Picazo y es a él a quien se le atribuye la responsabilidad del caos. Son varias las asociaciones de jueces y de consumidores que piden su dimisión.


Díez-Picazo presidía la sala que estableció el 18 de octubre que era el banco y no el cliente quién debía abonar el impuesto de las hipotecas, según una sentencia que anulaba un artículo del reglamento del impuesto, que señalaba que el prestatario es sujeto pasivo.


La sentencia, con fecha a 16 de octubre, modificaba la jurisprudencia anterior sobre el texto refundido de la ley del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados y su reglamento. Concluía que no es el prestatario el sujeto pasivo de este impuesto en las escrituras notariales de préstamo con garantía hipotecaria. Argumentaba que el negocio era la hipoteca y que el interesado es el prestamista.


Fue Díez-Picazo quien, tras conocer que la resolución perjudicaba a la banca, tomó la decisión inédita de convocar otro pleno para confirmar la sentencia, y su votación fue clave para dar la vuelta al proceso.


CARLOS LESMES


Otro de los protagonistas conocidos es Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo, quien colocó a Díez-Picazo al mando de la sala y quien, el mismo día que se conoció la sentencia que obligaba a la banca a pagar, mantuvo diversas conversaciones telefónicas que motivaron el segundo pleno de la discordia. En estas conversaciones pidió a Díaz-Picazo aclarar algunos aspectos de la sentencia.


Lesmes pidió perdón a los ciudadanos el 25 de octubre por la mala gestión del asunto, si bien aseguró no haber recibido llamadas de los bancos que le presionaran en su decisión judicial.


Fueron seis magistrados de la Sección Segunda quienes inicialmente tumbaron el criterio que el TS mantenía durante años: Nicolás Maurandi Guillén, José Díaz Delgado, Ángel Aguallo, Francisco José Navarro, Jesús Cudero Blas y Dimitry Berberoff. Ya no consideraban al cliente sujeto pasivo de las escrituras hipotecarias. El último juez se opuso con un voto particular. El cambio de interpretación se anuló durante el pleno del día 5 de noviembre, que se alargó hasta el día siguiente.


Para que los magistrados debatieran qué ocurría con el impuesto, previamente el abogado Ramón Casero presentó los recursos, como representante de la Promotora de Vivienda Pública de Rivas Vaciamadrid. Tres recursos se estimaron y otros tres fueron rechazados.


PILAR TESO


La juez Pilar Teso lideró la tercera vía que se planteó en el pleno y que pretendía dar la razón al cliente. Propuso una transaccional para limitar la retroactividad que, finalmente, perdió por 11 a 17 votos. No prosperó su iniciativa, pero su nombre es uno de los que más suenan para presidir el TS y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), informa 'El Confidencial'.


Cuando fracasó esta vía intermedia propuesta por Pilar Teso, que no respetaba el plazo de cuatro años para reclamar el reembolso, hubo por lo menos cuatro magistrados necesarios para resolver a favor de la antigua jurisprudencia, la que daba la razón a la banca y sentenciaba que el cliente debía pagar el impuesto. Estos cuatro protagonistas son el propio Díez-Picazo, Eduardo Espín, José Manuel Bandrés y Jorge Rodríguez-Zapata. Espín y Zapata han asumido la ponencia de la sentencia que todavía no se ha redactado.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH