sábado, 7 de diciembre de 2019

Juicio a la cúpula de Caixa Catalunya: el Banco de España se enteró "por la prensa" de los aumentos de sueldo

|

Tres exaltos cargos banco espau00f1a


Tres excargos del Banco de España han asegurado este martes que la entidad no fue informada de los aumentos de sueldo que abonó Caixa Catalunya a su cúpula en 2010 y que el supervisor bancario no los avaló, aunque han recordado que no tenía obligación de informarles de estos incrementos salariales.


Tuvieron conocimiento del primer aumento --en enero de 2010-- por la prensa, han asegurado en el juicio a la excúpula de Caixa Catalunya en la Audiencia de Barcelona por incrementos de sueldo presuntamente desproporcionados durante la crisis financiera.


Están acusadas 41 personas, incluidos el exdirector general de la entidad Adolf Todó y su expresidente Narcís Serra, el cual aseguró que los aumentos salariales se aplicaron con el conocimiento del Banco de España y que no puso objeciones a estos incrementos.


El exdirector general de Supervisión del Banco de España, Jerónimo Martínez Tello, ha afirmado que llamó a Todó cuando tuvo conocimiento de su subida de sueldo, para decirle que no era oportuna por el momento en que se produjo, según ha explicado junto al exdirector del departamento de Inspección Pedro González y al exjefe del grupo de Inspección de la entidad Sergio Linares, que también han declarado como peritos.


Martínez Tello ha asegurado que, en estos contactos, Todó sostuvo que el incremento salarial estaba dentro de lo habitual en el sector, y han remarcado que este asunto no era competencia del Banco de España, porque no había una norma nacional o internacional para limitar los salarios de estos cargos.


Ha explicado que negociaron para "acomodar las retribuciones" a lo conforme a la situación, para lo cual tuvieron largas discusiones que se interrumpieron en enero de 2012 porque se anunció la intención de legislar para limitar los salarios, algo que se reguló con un real decreto en febrero, tras lo que se retomó la negociación basándose en esta norma.


Preguntados por si pensaron en rescindir el contrato de Todó, ha señalado que consideraban que él era parte de la solución --para el supervisor, "un millón de euros, medio millón, 300.000 o seis millones, sinceramente no era tan importante"--, porque prescindir de él podía crear un desequilibrio en la entidad y, además, conllevaría indemnizaciones establecidas en el contrato.


NO HUBO AUTORIZACIÓN


González ha insistido en que el Banco de España no avaló el aumento salarial, porque no hubo una autorización ya que no se pidió y no había necesidad de ello cuando Caixa Catalunya le envió documentación para que fuera remitida al Frob, momento en que el supervisor ejerció como "cartero" sin decir si estaba bien o mal ni 'A' ni 'B', en sus palabras.


Han detallado que seis inspectores y un auditor informático realizaron la inspección para evaluar la solvencia de la entidad, que fue certificada, y han resaltado que no podían tener conocimiento de todo lo que ocurría en la entidad.


Preguntados por si el banco estaba realmente en situación de solvencia y generando beneficios en 2010, como se detalló entonces en el informe tras la inspección, han respondido que "si hubiera estado en quiebra o situación de insolvencia" hubieran intervenido desde el Banco de España, y han recordado que ese año hubo beneficios.


Así, han señalado que estas subidas de sueldo no estaban reguladas por una normativa pero que fueron inoportunas por el momento en que se produjeron --la entidad estaba a punto de recibir una inyección millonaria del Frob--, y han sostenido que estos incrementos de las retribuciones no perjudicaron económicamente a la entidad.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH