jueves, 12 de diciembre de 2019

El caso de los sueldos en Caixa Catalunya queda visto para sentencia

|

Fin juicio serra


El juicio en la Audiencia de Barcelona por los aumentos de salario a directivos en 2010 en Caixa Catalunya ha terminado este jueves sin que el expresidente de la entidad Narcís Serra, el exdirector Adolf Todó ni los otros 39 acusados por presunta administración desleal hayan hecho uso del turno de última palabra.


Al finalizar la exposición de las últimas defensas, el magistrado presidente del tribunal se ha mostrado "consciente de que muchas veces el trámite de última palabra se le trunca en una suerte de autodefensa suicida" al acusado, por lo que ha acordado realizar una pausa de 20 minutos, tras la cual ninguno de los que se sentaban en el banquillo ha querido hablar.


En el juicio, que este jueves ha quedado visto para sentencia, el fiscal Fernando Maldonado rebajó de cuatro a tres años la petición de cárcel para Serra y Todó por dos delitos de administración desleal por la subida de sueldos cuando dirigían la entidad bancaria en 2010, junto a una multa de 67.500 euros para ambos.


En sus conclusiones definitivas, el representante del ministerio público cifró el perjuicio económico del acuerdo del consejo de administración de elevar el sueldo a Todó de enero de 2010 --en pleno contexto de crisis-- en 415.000 euros y el de octubre de ese año en 24.000.


PETICIÓN DE ABSOLUCIÓN


La defensa de Serra pidió su absolución porque los aumentos de salario a directivos eran "perfectamente legales", no causaron un perjuicio económico a la entidad y su abogado, Pau Molins, insistió en que los incrementos son irrelevantes desde una perspectiva penal.


Argumentó que Serra "observó escrupulosamente sus deberes de lealtad a la caja" como presidente, designando a un nuevo equipo directivo liderado por Todó, considerado uno de los más cualificados directores generales en activo por su gestión al frente de Caixa Manresa.


Y defendió que el Banco de España, que estaba controlando la entidad en su proceso de fusión, conocía los sueldos, mientras que tres excargos del organismo aseguraron en el juicio que no fueron informados de los aumentos aunque no era obligatorio hacerlo.


El abogado de Todó, Juan Segarra, se expresó en una línea similar a Molins y alegó que en el juicio quedó probado que el exdirector de Caixa Catalunya se ausentó en la votación del consejo de administración de enero de 2010 que aprobó el aumento salarial, por lo que directamente no puede ser autor del delito, y que en el segundo acuerdo solo se aprobó un aumento del IPC generalizado.


"NO ME ARREPIENTO"


En su declaración como acusado ante el tribunal, Serra expresó que el salario que se fijó para los directivos en 2010 era "prudente" y según la mediana del sector, inferior a la media, y que se hizo con el conocimiento del Banco de España.


Asimismo, defendió que en ese momento la entidad no estaba en crisis, pese a que desde julio de ese año hasta diciembre de 2012 el Frob inyectó 12.000 millones de euros, y que el Consejo de Administración actuó con el conocimiento de que el Frob y el Banco de España consideraban Caixa Catalunya como "fundamentalmente sólida".


En el primer día del juicio, el 4 de octubre, Serra llegó a los juzgados junto a sus abogados y declaró a los periodistas: "No me arrepiento, hice lo que debía hacer".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH