Aumentan las víctimas mortales de accidentes de tráfico en Catalunya

|

Buch


Un total de 256 personas murieron en 229 accidentes de tráfico en el conjunto de la red viaria catalana en 2018, lo que supone un incremento del 7% de víctimas mortales respecto a 2017 --que registró 240-- y un 8% más de siniestros mortales.


Son datos presentados este jueves en una rueda de prensa con el conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch; el director del Servei Català de Trànsit (SCT), Juli Gendrau, y el comisario jefe de la Comisaría de Movilidad de Mossos d'Esquadra, Joan Carles Molinero.


Buch ha asegurado que este 2019 aplicarán medidas y perseguirán a los infractores, que ha calificado de "homicidas viarios", con el objetivo de reducir la mortalidad con una mayor vigilancia.


De las 256 víctimas mortales de 2018, 185 murieron en zona interurbana en 159 accidentes --un 10% más que en 2017 en ambos casos-- y 71 personas perdieron la vida en 70 siniestros en zona urbana --un 1% menos de muertos pero un 3% de accidentes más que en 2017--.


En la zona interurbana, han crecido un 30% los muertos en accidentes con un único vehículo implicado, lo que indica presencia de velocidad excesiva, distracción o alcohol y drogas.


INCREMENTO DE ATROPELLOS


Además, ha habido un incremento de los atropellos del 240% --de cinco en 2017 a 17 en 2018-- y un aumento del 54% de accidentes mortales por salidas de vía --de 39 a 60--, estas últimas también relacionadas con factores como la velocidad excesiva, las distracciones o el consumo de alcohol y drogas.


Las distracciones han sido el principal factor concurrente en los accidentes con víctimas, con presencia en el 23% de los accidentes de todo tipo, seguidas de la infracción de una norma de circulación, con un 22%.


Buch ha insistido en que los datos de 2018 les preocupan y que redirigirán el plan de contención iniciado en 2018, que pondrán "todos los efectivos de tráfico" en la carretera y ha explicado que este 2019 entrarán en funcionamiento cuatro nuevos radares de tramo.


Gendrau ha considerado que 2018 fue "un año malo" y ha mostrado especial preocupación por el incremento de atropellos --aunque ha destacado el descenso de mortalidad de ciclistas y motoristas--, así como el aumento de víctimas de más de 74 años entre 2017 y 2018 --de 7 a 23--.


Molinero ha especificado que una parte importante de los atropellos fueron de personas que tenían una avería en su vehículo y que no usaron medidas de protección como el chaleco.


VIGILANCIA Y MEDIDAS


El comisario también ha explicado que los Mossos seguirán con el plan de contención de la accidentalidad y que incrementarán la "actividad policial dinámica".


Usarán el helicóptero del SCT --que no volaba desde hacía un año y medio por un conflicto en la licitación-- para "detectar y sancionar las infracciones de más riesgo" para la seguridad de las personas.


También incrementarán el número de vehículos de observación camuflados presentes en las carreteras catalanas y los vehículos de paisano con radares móviles, ha detallado el comisario, que también ha explicado que en 2018 detectaron una "relajación" en el uso del cinturón.


Buch ha añadido que impulsarán medidas como nuevas campañas de prevención y mejoras en la formación, ha pedido al Estado una nueva Ley de movilidad y seguridad viaria, y también ha explicado que están a la espera de que la Dirección General de Tráfico (DGT) regule el uso de vehículos de movilidad personal como los patinetes eléctricos para hacer una ordenanza genérica ajustable a cada uno de los ayuntamientos catalanes.


MÁS ACCIDENTES EN TARRAGONA


Por provincias, Tarragona registra el mayor aumento de accidentes mortales entre 2017 y 2018 en zona interurbana con un 70% --de 23 a 39 siniestros--, mientras que en Girona el incremento es de un 11% --de 27 a 30--, y Lleida --de 32 a 29-- y Barcelona --de 63 a 61-- registran descensos del 9% y el 3%, respectivamente.


Gendrau ha atribuido parte del aumento de Tarragona a la accidentalidad en la N-340, que se sitúa como la vía catalana con más víctimas mortales en 2018, con 14 --hubo seis en 2017--, y ha defendido medidas como la restricción de circulación de camiones.


En el caso de la zona urbana, los accidentes mortales crecieron entre 2017 y 2018 un 30% en Girona --de 10 a 13-- y un 7% en Barcelona --de 44 a 47--, mientras que hubo una reducción del 50% en Lleida --de dos a uno-- y del 25% en Tarragona --de 12 a nueve--.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH