sábado, 23 de febrero de 2019

Julio Manrique disecciona la locura en 'La reina de la bellesa de Leenane'

|

Julio manrique


El director y actor teatral Julio Manrique reflexiona sobre la "locura" en 'La reina de la bellesa de Leenane', inspirado por la protagonista de la obra homónima de Martin McDonagh, una mezcla de violencia y ternura que se representará en el teatro de la Biblioteca de Catalunya desde el próximo 14 de febrero hasta el 14 de abril.


"El texto de McDonagh está escrito de manera visceral, expulsado casi como un vómito", ha descrito en la rueda de prensa de este miércoles Manrique, que con esta pieza se estrena como director en la sala que le ha visto actuar en numerosas ocasiones.


La actriz Marta Marco es quien da vida a Maureen, conocida como la reina de Connemara, una mujer soltera de 40 años que vive en un pueblo remoto de Irlanda con su anciana madre, con quien tiene una relación tóxica, por lo que Manrique la ha definido como "un animal herido en una especie de purgatorio".


Su personaje está inspirado en la pastora Bina McLoughlin, que vivió 70 años en Leenane --en la región irlandesa de Connemara--, cuyos compatriotas siguen definiendo hoy como "una mujer diferente", según ha explicado Manrique, que visitó el país por primera vez junto a Marco y el resto del reparto: Marissa Josa, Ernest Villegas y Enric Auquer.


"En un pueblo tan pequeño, quien busca la diferencia, es juzgado como loco y cae todavía más en el aislamiento", ha destacado Marco, quien también ha asegurado que recordará toda la vida el papel de Maureen por su complejidad y su profundidad emocional.


La escenografía poco tendrá que ver con 'La reina de la bellesa de Leenane' que se representó por primera vez en Barcelona en 1999 bajo la dirección de Mario Gas: el montaje de Manrique se concentra en trasladar el espectador a la Irlanda "herida y orgullosa" de McDonagh a través de los elementos más característicos de su paisaje, como el viento, la lluvia y la tierra húmeda.


"UNA OBRA VIGENTE Y PARADA EN EL TIEMPO"


Manrique considera que este "drama rural irlandés que acaba convirtiéndose casi en una película de Tarantino" sigue absolutamente vigente, tanto por las emociones humanas que expresa, sobre todo la ira y el rencor, como por el aislamiento que se puede encontrar todavía en algunos pueblos remotos de montaña.


Esta actualidad se entremezcla con la sensación de que el tiempo no corre en un lugar en el que nunca pasa nada hasta que la llegada de los hermanos Pato y Ray Dooley alterará la vida de Maureen y su madre, quienes "vivían en el cielo media hora antes de que el diablo supiese que habían muerto", ha dicho Manrique parafraseando una canción popular irlandesa.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH