Paisajes por descubrir muy cerca de Barcelona

|

Osona, Bages y Anoia configuran el territorio que se extiende por el centro de la demarcación de Barcelona. Son tres comarcas llenas de sorpresas, valores naturales, patrimoniales y una gastronomía excelente. Todo ello a medio camino entre el Mediterráneo y los Pirineos.


Podríamos hablar de los valores naturales que aglutinan estas tres comarcas bien comunicadas con la capital catalana, pero no haríamos justicia a su patrimonio monumental. Toda una serie de iglesias románicas, monasterios, templos góticos, torres de vigilancia y fortalezas medievales se encuentran esparcidos por todo un territorio de tierras lozanas, con productos que configuran una cocina única como las judías de Collsacabra, los garbanzos de la Anoia, la patata del bufet, el salchichón y los embutidos de Vic, los quesos de Moià, Oló, Bages junto con el requesón de Montserrat, el vinos de la DO del Bages y los cavas del Anoia.


Moiu00e0 Moianu00e8s Cuevas del Toll Albert Miru00f3 Diputaciu00f3 Barcelona 18

Cuevas del Toll (Moià, Moianès) / Albert Miró - Diputación de Barcelona


Actividades para disfrutar de la naturaleza


Pero antes de comer hay que hacer un poco de ejercicio y por ello tenemos varios espacios protegidos que son todo una tentación. El Espacio Natural de las Guilleries-Savassona que incluye el embalse de Sau; un bosque frondoso para hacer rutas a pie y en BTT, además de kayaks para descubrir los rincones que esconden los acantilados de Sau. El Parque del Castillo de Montesquiu, un espacio agradable por donde pasear y descubrir las leyendas que esconden en esta fortaleza. El macizo de Sant Llorenç del Munt y la sierra del Obac con el antiguo monasterio románico coronando su cima, a 1.104 metros de altura. La montaña de Montserrat, uno de los símbolos de Catalunya, donde sí para visitar el santuario y la moreneta o para caminar entre formaciones geológicas que recuerdan el arte gaudiniano. O el macizo del Montseny, declarado Reserva de la Biosfera, donde cada época del año los bosques de hayas, castaños y abetos visten un color diferente. En todos ellos encontraremos una extensa red de caminos señalizados, centros de interpretación para conocer el medio natural y la actividad humana, acogedoras casas de turismo rural y hoteles particulares para sentirse como en casa.


Pantu00e0 de Santa Fe de Montseny

Pantano de Santa Fe de Montseny


Caminos de agua, la fuerza industrial


Tres ríos, Ter, Llobregat y Cardener movieron ingenios industriales no hace muchos años, algunos de los cuales se han convertido actualmente en museos didácticos. Cerca del Ter nació una importante industria textil, la colonia industrial de Borgonyà y el Museo Industrial del Ter en una antigua fábrica algodonera, son un claro ejemplo. Ahora el Ter cumple otro misión, guiar a los senderistas por el itinerario GR 210 Camino junto al Ter y permitir que el remo impulse el kayak por sus aguas.


El Cardener, afluente del Llobregat, dibuja un hermoso valle vigilada por el influyente castillo de Cardona convertido en Parador de Turismo y por la colegiata de Sant Vicenç, una muestra perfecta del románico primitivo de Cataluña. Las minas de sal que ya explotaban los romanos, son hoy un recurso turístico escondido bajo tierra. Desde el Pont Vello sobre el Llobregat, se tiene la mejor perspectiva de la ciudad de Manresa con la colegiata de Santa María de estilo gótico catalán elevada y cerca del río, la cueva donde vivió San Ignacio de Loyola camino de Tierra Santa, ahora convertida en un magnífico templo barroco.


Cardona Bages Josep Cano Diputaciu00f3 de Barcelona

Cardona, Bages / José Cano - Diputación de Barcelona


El agua también era la protagonista en Igualada al ser utilizada por la industria de la piel y por el molino papelero de Capellades. El Museo de la Piel en la capital del Anoia, está ubicado en la fábrica de Cal Boyer y en la antigua curtiduría de Cal Granotes e incluye el Museo Comarcal de la Anoia.


El paisaje desde el aire


Una buena manera de descubrir las formas geográficas es desde la cesta de un globo aerostático. Tanto en Vic como Igualada hay varias empresas que ofrecen estos servicios. El viento nos conduce de forma parsimoniosa y nos da tiempo suficiente para ver cómo se dibuja la plaza Mayor de Vic, el casco antiguo de calles estrechas pero convertido en un animado centro comercial, el templo romano, la magnífica catedral o el moderno Museo Episcopal. Puede que el viento nos lleve hacia el Lluçanès para descubrir la iglesia y el claustro de Santa María de Lluça y el curioso castillo medieval o las corrientes de aire nos dejen cerca de Prats de Lluçanès y si es domingo, nos dé tiempo de ir al mercado y si coincide en primer domingo de mes, el mercado de la Despensa de productos artesanales. Todo un mundo de sorpresas a cuatro pasos de Barcelona.


www.barcelonaesmoltmes.cat

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH