miércoles, 24 de julio de 2019

Gortázar (Caixabank) defiende que no todos los bancos se comportaron igual ante la crisis económica

|

"No podemos hacer responsables a los bancos que están hoy de los problemas que causaron otros bancos en el pasado", ha remarcado Gortázar durante su intervención en la jornada 'Políticas globales y su impacto en la economía' organizada por Pimco y 'El Confidencial'.


Gonzalo gortázar


El consejero delegado de Caixabank ha incidido en la necesidad de cambiar la mala reputación que tiene el sector en la sociedad, que, en su opinión se debe a varios factores como el rescate bancario, la sensación de que las entidades no actuaron correctamente antes y durante la crisis y la dudas sobre sus prácticas de comercialización en algunos casos.


En este contexto, ha remarcado que el sector debe trabajar para cambiar esa percepción social de que la banca le debe algo a la sociedad por el rescate, pero ha insistido en que esto no es cierto, ya son solo algunas entidades, y no toda la banca en su conjunto, la que le ha costado dinero a los españoles.


A este respecto, ha agregado que hay bancos que han sufrido la crisis y han tenido que costear el rescate de otras entidades a través de diferentes mecanismo, que en el caso de Caixabank ha supuesto un desembolso de 4.500 millones de euros. "La sociedad tiene la sensación de que toda la banca es el mismo bolsillo y son distintos bolsillos", ha incidido.


COSECUENCIAS DE LA MALA REPUTACIÓN


Gortázar ha remarcado que esta mala reputación afecta "muchísimo" a las entidades, ya que, por ejemplo, supone una sobrecarga regulatoria y supervisora adicional, que incrementa el coste de riesgo para las entidades. Además, la mala imagen facilita la entrada de nuevos actores en el sector que buscan competir con los bancos tradicionales.


Asimismo, el consejero delegado de Caixabank ha agregado que el sector se enfrenta principalmente a dos retos además de solventar sus problemas de reputación, entre los que se incluye abordar la necesaria transformación digital que, en su opinión, en su caso pasa por combinar de forma armónica los canales físicos y digitales.


El otro reto es lograr una mayor rentabilidad en el entorno actual de tipos, lo que implica ser más competitivos, ofrecer la mejor experiencia de cliente y ser "extremadamente eficientes". A este respecto, ha remarcado que en ocasiones la eficiencia puede requerir una consolidación, pero ha añadido que el caso de Caixabank tiene "una masa crítica" que les permite no pensar en necesidades de consolidación.


Gortázar ha remarcado que la situación que atraviesa la banca no es un problema solo de las entidades, sino también de la sociedad y de la economía española, ya que la actividad financiera actúa como "sistema circulatorio de la economía", por lo que si no funciona "a pleno pulmón" tiene impacto en el país.


En este sentido, ha agregado que está probado que la robustez de un sistema financiero es necesaria para acompañar un crecimiento económico fuerte, y si las cosas no van de la mano, "acaban mal". Así, ha defendido que hay que exigir que se corrija lo que está mal y buscar responsabilidades, pero también abrir un camino para animar a la entidades a que no se repitan los problemas del pasado, en vez de culparlas de lo mismo.


"La tarea que tienen los bancos de transicionar a un mundo digital se debe hacer bien para los bancos y la sociedad. No podemos ni queremos ver un sistema financiero desestabilizado en ese camino, porque todos sabemos los costes que supone para la economía y los ciudadanos un sistema financiero que no sea estable", ha incidido.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH