miércoles, 24 de abril de 2019

Reggaeton feminista: un imposible que toma forma

|

Investigadores catalanes han detectado que el 'reggaeton' está rompiendo la tendencia machista a la que se le asocia tradicionalmente, con letras y coreografías que objetifican a las mujeres, con la aparición reciente de mujeres jóvenes que han dotado a los mensajes con un fuerte componente feminista.


Reggaeton feminista


El estudio, liderado por comunicadores de la Universitat Rovira i Virgili (URV) de Tarragona con la colaboración de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona (UPF), ha estudiado las prácticas de feminismo popular en la música que componen o interpretan estas nuevas creadoras, ha explicado la URV en un comunicado este miércoles.


Han analizado tres proyectos de 'reggaeton' femenino, como la canción 'Lo malo', adaptada por Brisa Fenoy y popularizada por el concurso 'Operación Triunfo' y Ana Guerra, y las propuestas musicales de Tremenda Jauría y Ms Nina.


El trabajo detecta que estos proyectos no solo utilizan la letra de las canciones como vía para promover ideas feministas, sino que esta música convive con el uso de otras herramientas digitales para promocionarse a través de la redes sociales y difundir los mensajes.


Por ejemplo, en manifestaciones con motivo del 8M pudieron verse pancartas que recogían versos de estas canciones --como 'Yo decido cuando, dónde y con quién'--, sobre la igualdad de derechos y una "clara oposición a la violencia sexista".


Están alineadas con una visión de género y de la sexualidad que apuestan por la libertad individual de las mujeres y hacen un llamamiento al empoderamiento femenino, además de dar un nuevo significado al movimiento corporal asociado a este estilo, el 'perreo', asociándolo a una elección de la mujer al bailar, y no como forma de sumisión al hombre.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH