sábado, 17 de agosto de 2019

​A Chavasqueira

Manuel Fernando González Iglesias

Este día de Sant Jordi del 2019, que por tradición familiar paso en Barcelona, donde la fecha me regala rosas y libros, lo voy a recordar siempre porque tras el debate en televisión de cuatro candidatos varones en pleno siglo XXI, ya está bien con que los partidos políticos sigan encomendado el mando supremo solo a hombres, en la madrugada y a cuatrocientos metros del parque de bomberos ardieron "misteriosamente" las instalaciones del complejo Termal de A Chavasqueira en el barrio orensano en el que nací.


Termas chavasqueira


A Calda de A Chavasqueira, que así se llamaba cuando era niño, era una zona pobre de casas de madera pegadas a la carretera que iba al Cementerio de Santiago das Caldas y luego al actual Campo da Feira, en el barrio da Ponte en la ciudad de Ourense. Recuerdo el recorrido de aquellos años y podría describirlo al detalle, porque por él caminé tras un coche fúnebre de dos caballos llorando desconsolado por la muerte de mi abuelo Manolo camino del señalado cementerio donde se encontraba y se encuentra el panteón familiar que visito un par de veces al año.


En una de esas casas de madera vivía, con toda su familia, un hermano de mi abuelo, el Tío Antonio, y durante el trayecto también se encontraba la casa otra hermana del clan, la Tía Carmen, que todas las mañanas se colocaba con un caldero de pulpo recién cocido a leña delante de la Plaza Municipal de Abastos, el Mercado, para que nos entendamos, para solaz de todos los vecinos, que por un módico precio se comían ese manjar o se lo llevaban a sus casas, en unos tiempos en los que el pulpo era pulpo, y la leche, simplemente leche ordeñada por la noche, que al despuntar el alba, bajaban desde Seixalbo unas señoras que a mí me parecían imponentes, porque portaban unas lecheras enormes encima de la cabeza aposentadas sobre un pañuelo de flores enrollado para tal fin.


A la Chavasqueira venía cada año desde Monforte de Lemos en un coche de línea de la Empresa Los Americanos mi abuela paterna Amable Gallego Caneda. Recuerdo los apellidos porque oficialmente no he heredado ninguno, para bañarse en las charcas naturales del "reuma" que ella creía que padecía. Hombres y mujeres se bañaban juntos en la charca para escándalo de los curas de entonces.


Ya forma parte de la historia de Ourense que los pontinos que un día fueron un Ayuntamiento aparte, cada vez que cruzábamos el río Miño por cualquiera de los tres puentes que entonces había, el romano, el de hierro o nuevo, y el del Ferrocarril, el más nuevo por aquel entonces, para ir al otro lado de la ciudad, decíamos que íbamos a Ourense, ya que en la parroquia de Santiago de las Caldas donde se trabajaba mucho y la vivienda era más barata siempre se miraba a los vecinos ricos de enfrente como, digamos los de Reus observan a los de Tarragona, por poner un ejemplo que no cabree a mis paisanos.


Como Vds. comprenderán, por los recuerdos personales que les relato, para mí el incendio de A Chavasqueira es una verdadera tragedia y me produce idéntica tristeza que cuando una mañana me desperté, entonces en Madrid, y leí con asombro que un cortocircuito de una instalación eléctrica muy vieja había quemado la Capilla dos Remedios. Hoy la Iglesia ya está reconstruida.


Esta mañana he decidido volver este verano a A Chavasqueira. Estoy seguro que en mi pueblo no pararan hasta reponer lo que ahora se ha quemado. Afortunadamente, la inmensa mayoría Ourense Termal sigue en pie. Les recomiendo que lo visiten y sobre todo, que lo disfruten, como ya hacen equipos olímpicos de varios países.


Tomarse una taza de Ribeiro, en la tierra del vino blanco más suave y delicioso del mundo, mientras se sumergen en una piscina natural de aguas bicarbonatadas, sódicas, fluoradas, litínicas y sulfuradas que dirían los expertos es, no solo saludable, sino un placer de sibaritas, pero a coste cero, porque al vino le invitarán y el baño es gratuito.


Por favor, háganle un guiño a mi Ourense natal, hoy, precisamente en que se les ha quemado algo ten querido y tan cercano. Gracias.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH