jueves, 12 de diciembre de 2019

Los problemas de accesibilidad en Barcelona

Maria Assumpció Vilà i Planas
Síndica de Greuges de Barcelona


Si bien el último mes comentábamos el incumplimiento legal del mínimo del 5% de taxis adaptados, este no es el único problema en cuanto a accesibilidad que sufre la ciudad de Barcelona.


A pesar del tiempo transcurrido y de que la ciudad de Barcelona es líder en muchos aspectos, hay que seguir trabajando para poder hacer efectiva la plena igualdad mediante medidas a aplicar al urbanismo, la edificación, los espacios y vías públicas, el transporte, los servicios, la información, las comunicaciones, etc. Es decir, en todos los ámbitos que rigen el día a día, desde las grandes infraestructuras hasta las pequeñas cosas, que aunque quizás son irrelevantes para una gran parte de la población, pueden convertirse trascendentes por aquellos a quienes su condición les limita el acceso.


Estimamos la queja de una ciudadana, que denunciaba las dificultades que sufre para pesarse en una báscula adaptada y que lo tenía que hacer en un centro comercial. Explicó las dificultades que tienen las personas usuarias de sillas de ruedas para pesarse, es decir, conocer y poder controlar su peso, lo que podría tener incidencia en el cuidado de su salud. Tras el estudio del caso, hemos constatado que el servicio es casi inexistente en la ciudad, así como la falta de orientación y asesoramiento de los organismos públicos para con esta usuaria.


Silla ruedas 1


La reclamante exponía que a pesar de haberse dirigido a su ambulatorio, a diferentes estamentos oficiales -entre ellos el Instituto Municipal de Personas con Discapacidad (IMPD) - y necesitando hacer un control de peso, como única opción a su alcance hacía uso de las básculas destinadas a mercancías de un gran centro comercial. Sin resolver temporalmente el problema, era una opción que le generaba problemas de desplazamiento, además de resultar un entorno poco adecuado, por no decir indigno para una persona.


Efectuamos diferentes consultas con servicios y asociaciones que pusieron de relieve que se trataba de una problemática que iba más allá del caso concreto, en relación a la que las personas afectadas no disponían de alternativas válidas suficientes ni conocidas.


He recomendado a la comisionada de Salud, como presidenta de la Agencia de Salud Pública de Barcelona y vicepresidenta del Consorcio Sanitario de Barcelona, valorar que la antigua sede del PAMEM (edificio con nuevos usos vinculados a la atención sanitaria) pueda disponer de una báscula adaptada y que inste al Departamento de Salud a dotar a los diversos centros de atención sanitaria de básculas adaptadas. También he reclamado a la comisionada y al Instituto Municipal de Personas con Discapacidad (IMPD) "un trabajo de manera coordinada entre los dos organismos para solucionar esta problemática y la creación de un registro de los diferentes centros y servicios que ofrecen este servicio". Por último, quiero hacer hincapié en "la necesidad de que todos los CAP dispongan de básculas adaptadas para personas usuarias de silla de ruedas".


Durante este año han sido varias las quejas recibidas por el mal funcionamiento o la falta de reparación de las averías que han sufrido escaleras mecánicas públicas. Estos ingenios fueron muy bien recibidos en zonas de la ciudad con fuertes desniveles donde los vecinos con problemas de movilidad tienen dificultades de desplazamiento.


Las quejas han llegado de las zonas de Sarrià, Sant Gervasi, el Guinardó y Trinitat Vella y sus promotores relatan que los aparatos permanecen muchas semanas sin reparar y por tanto fuera de uso y sin que sus reclamaciones sean atendidas.


Esta situación, mantenida en el tiempo, también ha provocado que muchas personas no hayan podido salir de su domicilio para hacer las compras ordinarias o para desplazarse a recibir atención médica. Así consta que los servicios médicos han tenido que incrementar las visitas domiciliarias.


Ya que la situación ha afectado a un amplio sector de la ciudad, aquel que está asentado en las colinas, decidimos actuar de oficio e iniciar una actuación para supervisar cuál es la actuación municipal ante esta situación y cuál es el hecho que motiva la no reparación dentro de un plazo de tiempo prudencial. A principios del mes de noviembre, nos dirigimos al Área de Ecología, Urbanismo y Movilidad pidiendo la necesaria información. De momento seguimos a la espera de la respuesta a las cuestiones planteadas para formar nuestro determine.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH