domingo, 20 de octubre de 2019

Estreno en Barcelona de 'La llamada', una comedia musical de 'los Javis'

|

La llamada

'Los Javis', como popularmente se les conoce, constituyen uno de los fenómenos más singulares de nuestro país. Por si alguno de nuestros lectores no 'está al loro' recordaremos que se trata de dos jóvenes, Javier Ambrosi, madrileño, periodista, de 35 años y Javier Calvo, murciano, de 28 años, ambos, a la vez, actores, guionistas, productores y directores conocidos por su presencia en series de televisión pero, a la vez, pareja sentimental. Su relación personal ha fructificado en una fructífera colaboración profesional que tuvo su expresión hace cinco años cuando estrenaron en el vestíbulo del Teatro Lara de Madrid 'La llamada', una curiosa, alegre, simpática y nada convencional comedia musical. Aquel arriesgado intento se convirtió en un exitazo que pasó de inmediato al escenario grande, hizo bolos por media España, acumuló premios y finalmente se convirtió en película. Cinco años después llega, por fin, a Barcelona en su inicial versión teatral, donde se ha presentado en el Poliorama de las Ramblas.


La estructura dramática de 'La llamada' es sencilla. Tiene solamente cinco personajes: dos adolescentes, Susana y María, que participan en el campamento de verano de 'La Brújula' promovido por una institución religiosa indeterminada, la monja Milagros, a cuyo cargo están las muchachas, la superiora Bernarda y…. Dios. Sí, sí, un Dios muy especial porque los autores directores transgreden la imagen convencional y lo materializan en una figura femenina que en la presentación realizada en Barcelona encarnó Ruth Lorenzo. Estos mimbres bien pudieran haber dado lugar a la clásica historia almibarada que hemos visto reiteradamente en cientos de versiones. Pero 'los Javis' la han transformado en algo muy diferente: una peripecia desopilante, en la que los protagonistas utilizan un lenguaje coloquial y por otra parte muy real, se comportan con naturalidad, muy 'humanamente', sin prejuicios, lo que les permite dar rienda a sus sentimientos y abrirse a aquello a lo que les induce su propia naturaleza. Y así Susana acaba declarando su amor por Milagros y todos a una seducidos por esa insólita presencia divina. Todos estos elementos están ensamblados con maestría, mucho humor, infinito desparpajo y, en el fondo, una gran ingenuidad y un enorme respeto a los valores que podemos considerar fundamentales.


Puesto que se trata de una comedia musical, dicho ensamblaje encuentra su herramienta maestra en la música muy centrada en el electro latino y en la que hay melodías conocidas de Whitney Houston, Henry Méndez o Presuntos Implicados, junto a canciones originales de Alberto Jiménez, Toño Casado, Alberto Torres y Jorge Cardona, piezas todas ellas interpretadas en vivo por un cuarteto presente en escena.


Una coda final: ahora que está de moda hablar de 'teatro familiar', nos atreveríamos a decir que 'La llamada' es una obra perfectamente incardinable en este género; no ciertamente para un público infantil, pero sí para el adolescente que busca argumentos y personajes afines a sus sentimientos y preocupaciones.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH