viernes, 18 de octubre de 2019

​Expertos advierten de que la vista cansada no se puede prevenir

|

La presbicia no se puede prevenir, al contrario de lo que se piensa, ya que es un proceso natural asociado al envejecimiento del organismo, por lo que la creencia de que se puede frenar el avance de los síntomas retrasando el momento de empezar a utilizar gafas es un mito, según los expertos, pues su uso no altera el proceso natural de envejecimiento del cristalino.


Ojos



La presbicia o vista cansada es un problema muy común entre la población a partir de los 40 años y, además, su incidencia aumenta con la edad. Tal como lo define la Sociedad Española de Oftalmología, se trata de una pérdida de la capacidad de enfocar objetos cercanos y se desarrolla como resultado del envejecimiento del cristalino, que es la lente natural del ojo.


En la antesala del Día Mundial de la Visión, que se celebra este jueves, el médico de Cinfa, el doctor Julio Maset, comenta que "a partir de los 45 años, alrededor de la mitad de las personas presentan presbicia". Sin embargo, añade que "la aparición de este problema visual no equivale a renunciar a ver bien de cerca o a perder calidad de vida. Debemos estar atentos a los síntomas que manifiesta para tratarlo de forma que nuestra vida diaria no se altere o lo haga mínimamente".


Las señales más habituales de la aparición de la presbicia son la dificultad para distinguir letras pequeñas, la necesidad de alejar el texto que estamos leyendo, la sensación de que las letras se ven borrosas o se mueven como si bailasen, dolor de cabeza y fatiga visual al terminar la jornada.


Como explica el experto de Cinfa, "la dificultad para enfocar de cerca puede convertirse en una verdadera limitación cotidiana si no se aborda: podemos tener problemas para leer desde el prospecto de un medicamento al ticket de la compra o, más aún por la falta de contraste o los mensajes del móvil".


Una vez aparece el problema de la vista cansada, las soluciones son muy diversas, y van desde corrección óptica con gafas o lentes de contacto hasta cirugías para implantar lentes o moldear la forma de la córnea. 


"Si se recibe a tiempo el tratamiento adecuado, se conseguirá mantener la calidad de visión. Por este motivo, es fundamental revisarse periódicamente la vista partir de los 40 años, especialmente si se dedican largas jornadas a leer o a trabajar en el ordenador, ya que ello puede contribuir a un desarrollo más temprano de la presbicia", concluye el doctor Maset.


SÍNTOMAS


Por ello, Maset da una serie de claves para detectar y tratar este problema de la visión. En primer lugar, mantenerse alerta ante la aparición de cualquier síntoma. Es decir, las dificultades para ver imágenes próximas o para leer, así como el cansancio visual o los dolores de cabeza tras realizar tareas prolongadas de visión cercana pueden ser síntomas de presbicia.


También recomienda adoptar buenos hábitos a la hora de trabajar con el ordenador, recordando que es normal sentir cansancio ocular, para lo que recomienda realizar descansos visuales cada veinte minutos, fijarse en aspectos como el brillo, la posición de la pantalla y la distancia de lectura, ampliar el tamaño de letra de la pantalla y mantener una buena lubricación de la superficie ocular, recurriendo a soluciones de lágrima artificial.


Otros consejos son utilizar la corrección óptica adecuada, acudir al oftalmólogo cada cierto tiempo (sobre todo a partir de los 40), e informarse correctamente en caso de optar por una operación.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH