sábado, 14 de diciembre de 2019

Un podcast de la policía puede ayudar a resolver un misterioso crimen de hace 30 años

Redacción Catalunyapress

Reconstrucciu00f3n facial del hombre muerto en 1991 y que investigan en Holanda


Fue en 1991 cuando se encontró el cuerpo de un hombre en los Países Bajos con signos de violencia. La investigación policial no llegó a nada y el caso acabó siendo archivado. Casi 30 años más tarde, gracias a un podcast de la propia policía, un nuevo conjunto de pistas da esperanzas para la resolución del crimen.


La serie de tres episodios se emitió por primera vez en octubre y, desde entonces, las autoridades neerlandesas no han dejado de recibir llamadas telefónicas con posibles pistas para resolver el misterioso crimen.


El cuerpo de la víctima fue encontrado envuelto en una manta eléctrica a un lado de una carretera entre Amsterdam y Naardem. No había identificación junto al cuerpo y el avanzado estado de descomposición en el que se encontró el cadáver hacía casi imposible su identificación.


Johan Baas había sido asignado recientemente para trabajar para la policía de Naardem cuando se encontró el cuerpo. "Estaba de vacaciones cuando mi jefe me llamó y me informó sobre el cuerpo desaparecido", recuerda en una declaración a la 'BBC'. La policía holandesa cree que durante los años 90 se resolvió el 90% de los asesinatos.


Sin embargo, la tecnología del ADN estaba todavía en sus primeros años, lo que hacía más difícil resolver los casos más complejos. "Teníamos que utilizar lo que teníamos entonces. Las huellas dactilares, por ejemplo. El problema es que no había coincidencias en nuestra base de datos", dice.


El análisis de la ropa que llevaba la víctima no dio más pistas y la manta eléctrica con la que estaba envuelto, producida en Alemania, era la misma que miles de personas habían comprado ese mismo año. La única pista que podía ayudar a resolver el crimen era un anillo que la víctima llevaba en el momento de su muerte, pero ni así.


El caso se reabrió hace unos años y las autoridades pudieron llevar a cabo una reconstrucción facial de la víctima, un hombre de 65 años de edad, de Europa del Este.


Sin poder resolver el caso, la policía lo puso a disposición del público a través de una serie de podcasts. A los pocos días, las autoridades comenzaron a recibir docenas de llamadas con información sobre el caso.


Aunque la policía no puede revelar la naturaleza de la información recibida, confirma que puede ser útil para resolver el crimen.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH