martes, 1 de diciembre de 2020

António Lobo Antunes: "Escribir es algo muy difícil para mí"

|

“Escribir es algo muy difícil para mí” dijo António Lobo Antunes, uno de los más conspicuos autores en lengua portuguesa, cuya copiosa obra literaria se enriquece ahora con la traducción al español de su última novela «De la naturaleza de los dioses» (Literatura Random House) Su aparición coincide con la presencia en Barcelona del escritor lisboeta a raíz de su participación en el ciclo “Converses en la Pedrera” que se desarrolla en la Casa Milá la Fundación Catalunya-La Pedrera, lo que constituido una ocasión excelente para mantener un encuentro para hablar sobre su fecundo quehacer literario.


Explica que en «De la naturaleza de los dioses» quiso reflejar la vida en una familia de millonarios que reside en la periferia elegante de la capital portuguesa, algo que contrasta con una mayoría de la población que vive en condiciones harto humildes. Es, dijo, una situación que él conoció por ciencia propia. Hijo de madre portuguesa y de padre brasileño-alemán, recuerda que la vivienda familiar de su infancia y juventud era espaciosa y elegante, aunque estaba ubicada en un barrio muy pobre y que ello le obligó a vivir a caballo entre dos mundos contradictorios. “Me sorprendió observar de joven que, cuando yo llegaba a un sitio, la gente se levantaba respetuosamente y esto lo hacía incluso hasta el sacerdote de mi parroquia.


Antonio Lobo Antunes escritor


Entonces las clases sociales estaban muy separadas y la aristocracia portuguesa sólo hablaba con sus iguales”. Trajo a colación que cuando uno de los hermanos salía con una chica, su madre siempre preguntaba si era de familia conocida. “A partir de 1974, claro, las cosas empezaron a cambiar, aunque las diferencias aún subsisten, si bien de forma más sutil”. Y añade: “Quise escribir sobre todo esto en la novela, aunque sin necesidad de avergonzar a nadie”.


En «De la naturaleza de los dioses» subyacen además muchos otros aspectos de la historia reciente de Portugal, entre ellos las guerras coloniales, que también conoció directamente, puesto que participó como oficial médico -es licenciado en Medicina- en la campaña de Angola. “Reconozco que fui con mucho miedo, pero no me aproveché para eludir el compromiso y marcharme a París. Y, por tanto, viví experiencias inolvidables. Desde el soldado que nunca había visto el mar antes de viajar a las colonias, a la de los dos muchachos que le hicieron de guardaespaldas, uno de los cuales se suicidó. Todos volvimos de la guerra muy diferentes y algunos aún padecen secuelas psicológicas por la dureza de la experiencia vivida. Aunque a mí me quedó el recuerdo de la belleza de aquel continente. En todo caso, el pueblo portugués no mereció aquella guerra”.


Lobo Antunes confesó que aborrecía el patriotismo, pero que a la vez se sentía feliz en su país y amaba su lengua, particularmente por la dulzura de su expresión.


Tuvo palabras de elogio para Barcelona -también para Madrid- y evocó los amigos que ha tenido en la ciudad, algunos ya desaparecidos -Carmen Balcells, Ana María Moix, Vázquez Montalbán-, aunque otros felizmente vivos, como Gimferrer. Y confesó: “me gustan los hombres tan hombres que no tienen miedo de ser mujeres”, para terminar expresando el terminante compromiso de querer “ser fiel a mí mismo hasta la muerte y de serlo también para con la gente a la que amo y para con mis conciudadanos que sufrieron a causa de la dictadura”.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH