​Colau quiere a Rosa Lluch de ministra

|

Desde que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias firmaron el principio de acuerdo para un Gobierno de coalición progresista el 12 de noviembre, son varios los nombres que han aparecido en las quinielas sobre quién sería ministro de qué.


Jaume Asens, Ada Colau, Rosa Lluch (comuns) e Irene Montero (Unidas Podemos) en un acto de ECP en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona)



Fuentes conocedoras de las conversaciones sostienen que Rosa Lluch sería una apuesta de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que como miembro de los comuns, que va del brazo de Unidas Podemos, también tiene cabida en las negociaciones.


Hasta ahora, por parte de la formación morada, se sabe que aspiran a tener un cargo importante en el Gobierno, ya sea encabezando un Ministerio o en una Secretaría de Estado, el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón; la portavoz de En Marea, Yolanda Díaz; y la dirigente de Unidas Podemos Irene Montero, además del propio Iglesias que ostentaría una Vicesecretaría.


Dados los resultados de Catalunya en las elecciones generales del 10 de noviembre, los comuns también reclaman su parcela en el nuevo Gobierno central. Rosa Lluch aparece como una buena candidata a entrar en el Ejecutivo, y hasta ha saltado de qué cartera podría ocuparse: Ciencia, Innovación y Universidades; si bien podría separarse este ministerio en dos diferenciados: Ciencia e Innovación por un lado, que podría seguir en manos del astronauta Pedro Duque; y Universidades para Lluch, que es historiadora de formación.


El perfil de Rosa Lluch sería visto con buenos ojos por diferentes perfiles políticos. Es hija del exministro socialista de Sanidad Ernest Lluch asesinado por ETA en 2000, cuando ya estaba apartado de la vida política y seguía como miembro del PSC. Una parte del PSOE simpatiza con la hija de quien fue un importante ministro de la época de Felipe González, y, por supuesto, también desde el PSC conocen su trayectoria familiar y no pondrían objeción.


Rosa Lluch está bien vista en el sector independentista de ERC y JxCAT porque ha defendido con firmeza que las protestas en las calles de Barcelona tras la sentencia del 1 de octubre, no son terrorismo, como sostienen algunas voces policiales y de la derecha. Ha declarado que se ha usado el término 'terrorismo' con "banalidad y frivolidad", lo que considera "un menosprecio a las víctimas que hemos sufrido el terrorismo".


Lluch ha sido cabeza de lista de En Comú Podem en el Senado. Siempre se ha mostrado a favor de una salida dialogada con ETA, pero ve con preocupación el protagonismo de Arnaldo Otegi y Bildu en la vida política e institucional. De esta manera, también gozaría de cierta conformidad por parte de asociaciones de víctimas del terrorismo.


Se ha mostrado crítica con Pedro Sánchez por no coger el teléfono al presidente de la Generaltiat, Quim Torra, para hablar e intentar resolver el conflicto catalán, y asegura que en Catalunya hay personas independentistas, no independentistas, y otras muchas que "piensan cosas distintas con matices distintos".


Con todos estos ingredientes, Colau quiere aupar a Lluch al Gobierno central y hace de esta apuesta su sello personal.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH