lunes, 9 de diciembre de 2019

Finlandia se asoma a nuevas elecciones tras la dimisión del Primer Ministro

|

Antti Rinne


Al frente de una coalición de centro-izquierda de cinco partidos desde junio, Amtti Rinne, del Partido Socialdemócrata (SDP), presenta su dimisión al presidente finlandés Sauli Niinistö.


El anuncio implica la dimisión formal del ejecutivo, formado por el SDP, el Partido de Centro, los Verdes, la Alianza de Izquierda y el Partido Popular Sueco de Finlandia.


El SDP debe ahora nombrar a un candidato para sucederlo y formar un nuevo gobierno, que será votado en el parlamento la próxima semana (Eduskunta).


Sanna Marín, vicepresidenta del partido y ministra de Transportes, está dispuesta a asumir la responsabilidad.


El politólogo Sini Korpinen comenta a la agencia 'France-Presse', e que no redunda en interés de ninguno de los partidos gobernantes deshacer la coalición, en particular el Partido del Centro, "que no quiere nuevas elecciones legislativas porque corre el riesgo de tener un resultado peor".


La crisis comenzó con un proyecto de la Oficina de Correos de Finlandia (Posti), una empresa pública, para trasladar a unos 700 trabajadores a un nuevo convenio colectivo menos favorable en nombre de la competitividad.


En septiembre, esta cuestión fue objeto de fuertes críticas por parte de la ministra de Participación del Estado, Sirpa Paatero, miembro del partido de Antti Rinne.


La crisis se agravó en noviembre, cuando los sindicatos convocaron una huelga de dos semanas.


El movimiento es muy representativo y cuenta con el apoyo de trabajadores de otros sectores económicos, que han suspendido el trabajo "por simpatía", como permite la legislación finlandesa.

Los sindicatos exigen saber si el Estado, accionista mayoritario del servicio postal finlandés, ha aprobado el proyecto de ley.


El ministro hizo una serie de declaraciones ambiguas y el 28 de noviembre se pidió al Primer Ministro que se explicara, negando que el Gobierno hubiera aprobado el proyecto de gestión de Correos, pero al día siguiente el presidente del consejo de administración de la empresa se negó a hacerlo.


Antti Rinne reaccionó anunciando la renuncia del ministro, pero los partidos de la coalición consideraron la decisión con retraso y exigieron votar una moción de confianza en el parlamento. Antti Rinne no quería llegar a este punto. Con su renuncia, la moción no tiene efecto. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH