miércoles, 22 de enero de 2020

​La corriente "rojos" recordará a la cúpula del PSC que Catalunya "no" es una nación

|

El XIV Congreso del PSC tendrá lugar del 13 al 15 de diciembre en un momento de máxima expectación política. Todos los ojos estarán puestos en sus conclusiones que aparentemente nadan sobre una balsa de aceite. Pero nada más lejos de la realidad porque hay corrientes internas, como "rojos" que exigirán a sus dirigentes posicionamientos claros frente a temas de rabiosa actualidad.


Miquel iceta psc


Entre las consignas con las que llegan, quieren recordarle a su primer secretario, Miquel Iceta, que "Catalunya NO es una nación" y que hay que apostar por un modelo territorial estatal, federal y republicano, frente a posturas "plurinacionales".


De esta manera, el Congreso calienta motores con voces dispuestas a hacerse oír con fuerza. Porque siguen siendo muchas las "almas" que cohabitan en el PSC. Y algunas no tienen complejos a la hora de hablar de que SÍ se produce "un adoctrinamiento escolar" en Catalunya y que es necesario una "recentralización de la dependencia política de los Mossos". Además creen que este gobierno tiene que apostar claramente por el "laicismo" en su forma de actuar y que el PSC debe seguir impulsando Barcelona desde "un modelo de gobernanza metropolitano".


El XIV Congreso del PSC será uno de los históricos para la búsqueda de soluciones al ya denominado, incluso por los socialistas foráneos, "conflicto político en Catalunya" que requiere de las perceptivas respuestas políticas claras y concisas.


ES IMPOSIBLE SER AL MISMO TIEMPO SOCIALISTA Y MONÁRQUICO


Para las corrientes más críticas dentro del PSC, como "rojos", la premisa de la igualdad de oportunidades entre ciudadanos libres e iguales, pasa por dejar de ser "siervos de la gleba". Así, defienden que "las 7 monarquías que todavía subsisten en Europa son vestigios de un pasado despótico que hay que superar definitivamente. Las monarquías son un vestigio medieval incompatible con una sociedad de personas radicalmente libres e iguales".


Esto es lo que hace que "hace imposible ser progresista y monárquico al mismo tiempo" y aunque "el debate sobre la conversión de la Monarquía Parlamentaria en una República no es urgente, de ninguna manera debe ser una cuestión tabú para la izquierda".


Pero dejan claro que, en su opinión, "socialista y monárquico son conceptos antitéticos" porque "si te rige el principio de igualdad, no puedes aceptar el principio de privilegio por origen de cuna, que limita el concepto de ciudadano e impide aspirar a la Jefatura del Estado".


EL INDEPENDENTISMO HA ENGAÑADO A LA GENTE


Frente al independentismo, muchas corrientes socialistas catalanas lo tienen claro: "Los movimientos secesionistas de las modernas naciones del siglo XX y XXI, están fundamentados en el egoísmo económico y en el supremacismo social. En la insolidaridad explícita entre las comunidades".


Es decir, para ellos, claramente "los movimientos secesionistas rompen la cohesión social y la convivencia pacífica entre los ciudadanos y los pueblos. Y precisamente por fidelidad a sus principios fundacionales, el Socialismo como ideología es contrario a todo movimiento político que pretenda la división entre los pueblos".


De hecho, hablan de que "el movimiento nacionalista en Catalunya, se tornó en independentista en 2012 para tapar su corrupción y su propio enriquecimiento personal, a costa de vaciar las arcas públicas". De hecho,  afirman  que "este movimiento secesionista en Catalunya ha conseguido paralizar la vida pública en España, imponiendo su agenda de conflicto social, desde hace 8 años".


Dejando incluso eclipsada "la clásica diferencia programática sobre políticas sociales entre las fuerzas de la derecha e izquierda política", porque "el foco desde entonces está centrado en cómo resolver el conflicto político provocado por la burguesía nacionalista catalana" que en algún momento "tendrá que acabar reconociendo su derrota, después de haber engañado y frustrado a una buena parte de los ciudadanos de Catalunya, con falsas promesas en el camino hacia una insolidaria e inexistente 'Tierra Prometida'".


LA DEFINICIÓN DE NACIÓN INDEPENDENTISTA NO ES LA ACEPTADA INTERNACIONALMENTE


Para esta parte del socialismo catalán "la visión que el nacionalismo tiene de la nación no permite en un mismo espacio la existencia de más de una nación. Y, desde la izquierda, no podemos seguir aceptando entrar en el paraguas de un marco mental nacionalista. Hay que definir bien las palabras y sus significados. Y en un mundo global, el término nación está reconocido cuando contiene 3 elementos jurídicos: territorio; población y soberanía. Si falta alguno de esos 3 elementos, la comunidad internacional no les puede reconocer como naciones”.


De ahí que reivindiquen con insistencia ante la cúpula del PSC que ha coqueteado públicamente con la "plurinacionalidad" que "Catalunya entendida como un territorio con población y soberanía no es una Nación porque no contiene estos 3 elementos jurídicos básicos"; por el que sí se reconocen los 194 países que conforman la ONU.


HAY QUE REVISAR EL MODELO DE BILINGÜISMO EN CATALUNYA


Para esta corriente socialista, "en la actual situación política, la relación lengua y clase no es precisamente un indicador que se pueda mantener fuera del análisis y menos para cualquier fuerza que se considere de izquierdas. De hecho, el actual modelo educativo está sometido a lo que en definitiva son consignas y dogmas provenientes de una determinada ideología, no precisamente de izquierdas".


De hecho, afirman que "si el objetivo es el bilingüismo, entonces hemos de plantear la necesidad de cuestionar todo, en cuanto que lo que se observa es un concienzudo afán de hacer desaparecer la lengua española, la mayoritaria en las clases populares, del espacio público, educativo y social. Algo habría que decir desde la izquierda. Y desde esta óptica, el modelo denominado 'de inmersión' debe ser adaptado a la realidad actual, que recoja la voluntariedad como premisa, y que busque la consecución de seguir con el bilingüismo como objetivo". Así, afirman que con  "nuevos modelos, de inmersión incluida, y voluntaria, se deben tener en cuenta características lingüísticas poblacionales territorializadas".


Porque afirman "solo desde un cambio paulatino pero profundo podremos hacer frente a una situación interna que es caldo de cultivo de fuerzas que utilizan la identidad, en este caso lingüística, para poder plantear cuestiones excluyentes que acaban convirtiéndose en un sistema retroalimentado negativamente y nos conduce a las puertas del abismo de la confrontación civil entre las diferentes identidades existentes en cualquier sociedad plural".


ANTE EL INDEPENDENTISMO, FEDERALISMO


La receta frente al "independentismo" desde la izquierda, la centra ésta corriente interna del PSC, en la idea de que "no se puede permanecer al margen ni en posiciones tibias ante el gravísimo desafío democrático y político que supone el independentismo catalán. La estructura federal de facto que ya posee el Estado español debe consolidarse".


Porque "los nacionalismos periféricos no pueden seguir dividiendo la sociedad española en sus territorios de influencia y, al mismo tiempo, determinando la vida política de todo el Estado mediante chantajes en las Cortes Generales".


LA PRIORIDAD ES EL MODELO DE GOBERNANZA METROPOLITANA


Desde esta corriente del PSC sacan pecho porque "fue también gracias al impulso del PSC que se aprobó una ley del Parlamento de Catalunya que restableció el AMB que hoy contribuye a gobernar. La construcción de una gobernanza metropolitana ha sido siempre y ha de continuar siendo un objetivo prioritario para el PSC".


De hecho, marcan para este Congreso que "un objetivo del socialismo catalán debería ser el dotar de una Gobernanza de progreso a la Barcelona Real, la que corresponde a una metrópoli, para que pueda ser capaz de atraer inversiones, talento e innovación, que permita que la ciudad vuelva a ser la referencia positiva para el resto de Europa, del Mediterráneo y de Latinoamérica".


EL ESTADO Y LA GESTIÓN DE LOS MOSSOS


Es importante recordar para esta corriente que "existe un solo sistema público de Sanidad; un solo sistema de Educación; un solo sistema de Justicia. Coexisten dos sistemas nacionales de policía (CNP+GGCC) con 2 cuerpos de policía autonómica (La Ertzainza vasca y el Cuerpo de Mossos d’ Esquadra)". Por ello, apuestan por "una reestructuración y reorganización de las fuerzas de seguridad. Apostamos por minimizar la cantidad de cuerpos de seguridad existentes, adaptando su estructura a la de la administración pública, con competencias claramente delimitadas y no concurrentes y manteniendo una jerarquía de cuerpos aplicando el principio de subsidiariedad".


Esta medida que propondrán en el Congreso del PSC de esta semana busca "reducir el gasto público, evitar errores de información y comunicación y aseguraría la lealtad entre cuerpos de seguridad, alejando las tentaciones partidistas con fines contrarios a las que fueron creadas (la defensa del ordenamiento jurídico); como ha pasado recientemente en Cataluña con el 1-O-17".

Porque "después de la nefasta deslealtad institucional entre el Govern de la Generalitat de Catalunya y el Gobierno Español, es imprescindible asegurarnos de que no se volverá a utilizar el CME como una policía política, sectaria y partidista al servicio del partido en el Govern".


ESPAÑA ES UN PAÍS LAICO


Les llama la atención a los miembros de esta corriente socialista catalana que "los distintos gobiernos de España mantienen una relación adocenada con la Iglesia, que hace de los ciudadanos individuos sumisos a los dictados de gobiernos injustos" y si lo que se pretende es "la educación de ciudadanos iguales y libres de cadenas morales propagadas por sectas religiosas, sólo será posible separando radicalmente la actividad de las instituciones del Estado Republicano de las de cualquier credo religioso".


EL PSC A LA VANGUARDA EN EL REPARTO DE RESPONSABILIDADES


Se hace imprescindible para los críticos del PSC "acabar con la acumulación de cargos orgánicos, internos. Se debe dar prioridad a una responsabilidad, un militante y acabar con la duplicidad y/o multiplicidad de responsabilidades en las instituciones públicas, que impiden socializar el liderazgo y malbaratar sueldos por incompatibilidad legal".


Hay que dar pasos hacía la conformación de "listas abiertas en la elección de ejecutivas e instituciones". Acabar con la incompetencia "emboscada" en listas cerradas y/o bloqueadas.


eprochan a su vez que "la Formación interna ha dejado de ser la 'Joya de la Corona' de los Informes de Gestión en los Congresos del PSC. No hay más que comparar los indicadores numéricos entre el anterior Congreso y este para apreciar las enormes diferencias cuantitativas y cualitativas", haciéndose "evidente que el abandono ha empobrecido el debate ideológico interno y la capacidad de gestión en habilidades de los militantes y cuadros del PSC. Sin formación no hay opinión. Sin opinión consciente no hay persuasión. Y sin capacidad de persuasión decae nuestra influencia como Partido y las posibilidades de transformar nuestro entorno; nuestro país; el mundo".


Hay que "acabar con las coordinadoras territoriales de alcaldes o cargos públicos institucionales que no se pueden dedicar a asumir sus responsabilidades orgánicas en el Partido", además de que es necesario "una evaluación permanente de rendición de cuentas por parte de las diferentes secretarías. Debe de producirse una revocación de cargos cuando no se cumplan los programas anuales".


Todas estas propuestas serán presentadas y debatidas en el XIV Congreso del PSC de esta semana. Sólo faltará conocer la aceptación que tienen entre las diferentes "almas" del socialismo catalán que ha ganado peso y voz en la España de Pedro Sánchez.


Seguiremos informando…

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH