viernes, 30 de octubre de 2020

​Una alcaldesa francesa "prohíbe" morirse los fines de semana y días festivos

Moisés B. Martínez

Un atau00fad con flores


El municipio de La Gresle, al oeste de Lyon, en Francia, ha adoptado un decreto que prohíbe a sus residentes morir los fines de semana y los días festivos. Una manera "original" de denunciar la falta de servicios médicos.


Isabelle Dugelet, alcaldesa de La Gresle, ciudad situada a 70 kilómetros de Lyon, con unos 850 habitantes, adoptó el pasado viernes 6 de diciembre un decreto municipal que prohíbe a los residentes morir en casa los sábados, domingos, días festivos y días festivos por tiempo indefinido.


Según el periódico local 'Le Progrès', el alcalde tardó dos horas y media el 1 de diciembre en encontrar un médico que declarara la muerte de una persona en su casa (procedimiento obligatorio para iniciar el procedimiento del funeral).


Como reacción, la alcaldesa de La Gresle no ocultó su indignación: "Es una falta de respeto por los muertos y sus familias. La autarquía toma esta decisión de denunciar una situación sanitaria catastrófica en nuestro pueblo y en los pueblos vecinos". A un sistema absurdo, Isabelle Dugelet dice que responde con una medida absurda.


Los servicios de salud se encuentran en una situación crítica debido a la falta de médicos. "A la gente le resulta difícil encontrar un médico y a veces tienen que viajar varios kilómetros para ser vistos por uno", denuncia.


"Hay muchas preocupaciones en nuestra tierra, pero la salud es la principal. Se trata de zonas rurales olvidadas y he estado hablando con muchos políticos durante varios años para encontrar soluciones, pero nada cambia", añade.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH