​¿Voluntad del pueblo?

Miquel Escudero

Santi Vila, el doctor en Historia que fue alcalde de Figueres entre 2007 y 2012 y conseller de la Generalitat entre 2012 y 2017, dimitió en el ‘último momento’ de Puigdemont; probablemente para salvarse de la segura cárcel o no fugarse con su jefe. En su libro ‘Vencer y convencer’ (Península), refiere su compromiso con la reconciliación (¿también entre catalanes?). En un alud de adjetivos, se califica a sí mismo de rápido, intuitivo, improvisador, ansioso, con un carácter quijotesco y a menudo imprudente, ingenuo, insolente y temerario. Dice que sobrevaloró sus capacidades y que se ve como “el hombre que estaba llamado a ser uno de los nuevos líderes del catalanismo”, pero fue “puesto al pie de los caballos”. Su carrera en ‘el espacio soberanista’ quedó hundida desde los insultos -también en la seva TV3- de vil traidor y rata inmoral.


Santi vila 241217



¿Hace Vila autocrítica? Sí. “Lo que nos ha pasado en Cataluña es mucho menos original de lo que imaginábamos”, los prejuicios habían “impregnado nuestros análisis”. Reconoce un ‘extravagante’ antiespañolismo y la existencia de “fanáticos en nómina del procés”. Él es un nacionalista que habla de Cataluña y “el resto de España”, anota incluso que “los españoles estábamos de nuevo ante una encrucijada”. Esta otra frase no tiene desperdicio: “Al menos desde finales del siglo XIX, todos los catalanes hemos aprendido en nuestros libros de historia que tan de dia com de nit, la culpa és de Madrid”. Una labor de años.


Xavier Trias le dijo que se había situado en “el campo del enemigo”. Narcisismo y estupidez del beato convergente. Sorprende que Santi Vila diga que “sin apenas saber cómo, el virus del radicalismo había ido envenenando la sangre y el entendimiento de gran parte de la ciudadanía”. ¿Cómo puede agradecer a Jordi Sànchez que no le tuviera en cuenta su negación de ‘presos políticos’: “confirmaba su nobleza de espíritu, tolerante y nada dogmático, incluso conmigo”?


Miquel Roca le sugirió que para el juicio preparase una lista de ideas y las expresara con sinceridad y concisión, con su propio vocabulario. Y “si puedes y los crees oportuno, echa un cable a tus excompañeros, porque aunque en muchos casos salta a la vista que fueron unos irresponsables, sin una sentencia favorable también para ellos no habrá paz en Cataluña”. Ni una palabra de las voluntades particulares de los ciudadanos. El reconocimiento siempre negado…

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH