sábado, 26 de septiembre de 2020

​El Covid-19 ha golpeado con mayor dureza en los barrios pobres de Barcelona

|

La incidencia del Covid-19 es mayor entre la gente con menos recursos económicos que entre las personas que tiene mayores ingresos. Y está afirmación no hace referencia  la diferencia entre países del primer mundo y países del tercer mundo. Esta estadística se centra en la ciudad de Barcelona.

Nou barris


Un estudio del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas y el Instituto Universitario de Investigación en Atención Primaria ha confirmado que las zonas que más han sufrido las consecuencias de la pandemia han sido los barrios de la ciudad con las rentas más bajas. Según este estudio, que ha sido publicado en la revista Journal of Public Health, el distrito de Nou Barris, el de menor renta per capita de la ciudad, ha estado afectado por el Covid-19 2,5 veces más que el de Sarrià-Sant Gervasi, el que tiene la renta más alta de la ciudad.


El estudio se elaboró en base a los datos que se produjeron durante la fase creciente de la pandemia, desde el 26 de febrero al 19 de abril y se obtuvieron datos de 9.000 casos de los que se produjeron en la ciudad. Gracias a ello los analistas establecieron una relación directa entre rentas bajas y mayor número de casos positivos de Covid-19.


MÁS AFECTADOS

Los distritos de la zona norte de Barcelona, los de Nou Barris y Horta Guinardó, los de menos ingresos de la ciudad, registraron la incidencia más alta de casos de COVID-19, con 1.440 y 1.400 casos (tasas de 75,48 y de 70,39 casos por 10.000 habitantes). La única excepción en esta área fue el distrito de Sant Andreu, diferencia que se puede explicar por el alto percentaje de residentes de menos de 25 años (1 de cada 4).


También cabe destacar la situación de Ciutat Vella, con solo 273 casos, hecho que revela la fuerte presencia del turismo y de población joven y extranjeros no residentes. Por contra, los distritos con más renta, Sarrià-Sant Gervasi y Les Corts, estuvieron entre los menos afectados, con 451 y 317 casos (tasas de 28,94 i 34,94 casos por 10.000 habitantes).


RAZONES

Según los responsables del estudio, varias son las causas que explican esta mayor incidencia.

En primer lugar, el hecho de que en los barrios con rentas más bajas es más difícil el acceso al teletrabajo. El tipo de trabajo que suelen tener las personas que viven en estos barrios es mayoritariamente presencial. Esto, entre otras cosas, obliga a sus habitantes a desplazarse, la mayor parte de las vedes en transporte público, por lo que su exposición al virus es mayor que aquellas personas que puede acceder al teletrabajo o que se desplazan en vehículo propio.

Además, las necesidades económicas les obligan en la mayoría de los casos a acudir al trabajo.


Raval


En segundo lugar, las condiciones de habitabilidad son peores en las viviendas de los barrios con menores rentas. En muchas ocasiones se trata de viviendas con sobreocupación, por lo que el contacto entre los residentes es más habitual. Además, la posibilidad de disponer de una segunda residencia fuera de la ciudad permite a los habitantes de los barrios con rentas más altas permanecer alejados de los centros en los que más contagios se producen.


Otro factor que puede haber influido es el hecho de que en los barrios con rentas más bajas se debe llevar a cabo un mayor esfuerzo de información debido a la presencia de colectivos de inmigrantes muy vulnerables que pueden tener  problemas para comprender la recomendaciones de las autoridades sanitarias.


Los autores del informe consideran que los resultados obtenidos deben ayudar a planificar mejor las decisiones de las autoridades responsables para que la incidencia en los barrios con restas más bajas se logre reducir la afectación por este tipo de situaciones.


TAMBIÉN EN OTROS PAÍSES

Los autores del informe reconocen que estas situación también se ha dado en otros países y citan el caso del Estados Unidos. Aluden al caso de Nueva York, donde el distrito del Bronx, que concentra el número más elevado de minorías raciales, con mucha población viviendo en la pobreza y con un bajo nivel de educación, las tasas de hospitalización y muertes relacionadas con el coronavirus han sido mucho más elevadas que en otros distritos de la ciudad.


Otro ejemplo procedente de Estados Unidos es lo sucedido en el estado de Luisiana, donde el 76,9 % de los hospitalizados y el 70,6 de los fallecidos eran de raza negra, colectivo étnico del que solo el 31 % recibe una atención médica habitual. Según el estudio, en este caso se unen factores previos como la existencia en este colectivo de enfermedades ligadas a unos malos hábitos alimentarios como la obesidad, la hipertensión, la enfermedad renal crónica o la diabetes, mucho más extendidas entre los negros que entre los blancos del estado.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH