viernes, 23 de octubre de 2020

Un ciclo recuerda a Joan Pineda, el pianista que acompañó tantas sesiones de cine mudo en la Filmoteca

|

Ha sido el pianista indiscutible de la Filmoteca. La música era su pasión y la encomendaba con su entusiasmo y su intuición única para acompañar en directo las imágenes del cine mudo. Pero Joan Pineda también se dedicó a la composición de bandas sonoras en un puñado de largos y cortos, como La muerte del escorpión (Gonzalo Herralde, 1976) o Una familia decente (Lluís Josep Comerón, 1978), que también se podrán ver en un ciclo que comienza este jueves 3 de septiembre a las 20.00 a ha Sala Chomón, la que tantas veces vio como desplegaba su virtuosismo, con una sesión de recuerdo muy especial.

 

Joan Pineda


La sesión inaugural, que será gratuita, constará de tres partes: la proyección de un montaje de imágenes en torno a la figura de Joan Pineda; una mesa redonda integrada por su hija, Ofelia Pineda, el crítico y ex delegado de Cinematografía del Departamento de Cultura, Antoni Kirchner, y los expertos en música de cine Joan Padrol y José Luis Falcó; y, finalmente, una audición de grabaciones al piano del maestro con la proyección de escenas de los filmes mudos musicados.

 

Joan Pineda (1931-2020) tenía claro que era médico pero que su hobby era la música. Y puso todo el entusiasmo del mundo en su gran pasión. El día que, repentinamente, tuvo que improvisar en el piano el acompañamiento del Fausto de Murnau fue el inicio de su intensa relación con la música cinematográfica en las formas más diversas. Principalmente como pianista para proyecciones de cine mudo en festivales, cineclubs y, sobre todo, en la Filmoteca de Cataluña, donde se ha convertido en el colaborador más veterano y ovacionado de esta casa. Ha musicado en directo cientos de películas de cine mudo: desde Méliès hasta Sjöstom, pasando por Chaplin, Chomón o Griffith, casi todos los directores del cine silente han pasado por su piano. Se sabía de memoria más de 500 bandas sonoras y, con ironía, se preguntaba por qué demonios tuvieron que hablar las películas. Su aportación definitiva en la música que acompaña las imágenes del cine mudo se recogió en un CD editado por la Filmoteca de Cataluña en 2008.

 

Pineda también ha sido uno de los pioneros en la difusión de la música de cine a los medios de comunicación, tanto en programas de radio como de televisión. Debutó en Radio Barcelona en 1960 en un programa titulado Cine sin imágenes y más tarde, en 1976, con la creación de Radio 4, se convirtió colaborador de la emisora y condujo un programa propio, Arpegios y estilos, en compañía de Víctor Alexandre. Participó como pianista en las galas de entrega de los Premios Sant Jordi de Cinematografía, que otorgaba RNE en Catalunya, desde 1982 hasta 1991, y en 1992 fue reconocido con este galardón.

 

El otro gran vertiente de la relación de Joan Pineda con la música de cine fue la composición de bandas sonoras. Quince largos y numerosos cortos contienen partituras suyas, caracterizadas por la intuición compositiva y una versatilidad sorprendente, que integra las influencias más diversas. Su muerte nos ha dejado un gran vacío y un recuerdo indeleble: el de un hombre singular que supo dialogar como pocos con la magia del primer cine.

 

Más información y sesiones del ciclo Joan Pineda, en el recuerdo AQUÍ .

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH