miércoles, 2 de diciembre de 2020

Aumentan un 33% los ahogamientos de menores en espacios acuáticos

|

Este mes de agosto han muerto 10 menores en todo el estado en diferentes espacios acuáticos. Una cifra que eleva el acumulado de ahogamientos mortales de menores a 36, lo que representa un aumento del 33% respecto del año pasado. Se trata del mayor incremento de los últimos 7 años, según revela el "1er Informe de Ahogamiento de menores en entornos acuáticos" elaborado por Abrisud y el proyecto de investigación www.ahogamiento.com.


Piscina ahogamientos 17072018


Asimismo se han producido 33 ahogamientos no mortales que han requerido hospitalización; 13 rescates más que han necesitado supervisión médica; 4 traumatismos y 110 rescates sin consecuencias. Ni el descenso del turismo ni el confinamiento en España han conseguido reducir la tendencia al alza que se registra desde el año 2016.


Casi la mitad de las muertes han tenido lugar en piscinas (47,22%), un 88,24% de ellas domésticas; un 19% en playas; un 11% en ríos; otro 11% en embalses o pantanos y el 12% restante en diferentes localizaciones como parques acuáticos o en alta mar.


"El cierre de piscinas públicas y comunitarias es obligatorio en siete países europeos, entre ellos, España. Las piscinas privadas en cambio, a diferencia de Francia, Noruega o Italia, no tienen esta obligación", explica Fabrice Villa, director de la empresa de cubiertas Abrisud, expertos en seguridad infantil para piscinas.


Vigésimo seis los menores muertos eran niños y diez niñas. El perfil más habitual del menor víctima de ahogamiento es el de un niño, de entre 2 y 4 años, que muere en un espacio sin vigilancia o bien por un error en la supervisión adulta. Este año, 16 de los menores no superaban los 4 años; 4 contaban entre 5 y 8 años de edad y 4 más, tenían entre 9 y 12 años. Destaca el alto número de adolescentes muertos, con 12 decesos en total esta temporada.


Buena parte de los ahogamientos se ha producido en las últimas horas de la tarde, con veinte accidentes mortales ocurridos entre las 17 y las 21 horas. En la franja anterior se han producido trece muertes por ahogamiento (13 a 17 horas). Dos muertes tuvieron lugar a primera hora del día (9 a 13h) y uno, de madrugada.


Los decesos se concentran en la Comunidad Valenciana con 8 muertos; Cataluña con 6, Andalucía con 4; Madrid con 3 y Murcia, Castilla la Mancha, La Rioja, Baleares y Extremadura, con 2. También se ha producido 1 deceso tanto en Castilla León, como Navarra, Asturias, Aragón y Euskadi.


Históricamente, los primeros 8 meses del año concentran un 87% de las defunciones totales. En los últimos 7 años han muerto 243 menores en espacios acuáticos en España, 180 niños y 63 niñas. Un 63% de los accidentes se concentran durante el período veraniego (mayo-septiembre).


Si bien ya se ha alcanzado el número de ahogamientos de menores producidos el año pasado, esta cifra aún puede seguir aumentando, ya que la climatología de nuestro país favorece que la temporada de baño se extienda unas semanas más. Hasta un 37% de los decesos tienen lugar fuera de la temporada veraniega. La empresa de cubiertas Abrisud, dentro de su filosofía de prevención, incluye en su "X Campaña de Seguridad Infantil" recomendaciones esenciales por los padres o adultos que acompañen a los niños a bañarse en la piscina, como es realizar una supervisión continua . Una buena manera de asegurar una atención constante es establecer turnos entre los adultos que permitan el control de los menores, así como momentos de descanso y relajación para los ancianos.


La principal medida de seguridad con los menores de 5 años o aquellos que aún no saben nadar es practicar la llamada "supervisión al tacto", es decir, que los niños estén al alcance de nuestro brazo en todo momento. En situaciones en que se requiera que el menor tenga un soporte de flotación, el único elemento recomendado es un chaleco salvavidas homologado con la talla adecuada para el niño. No se aconseja el uso de otros elementos como flotadores o manguitos, excepto en momentos puntuales y siempre bajo estricta supervisión adulta. Por otra parte, la empresa aconseja revisar el camino que va de casa en la piscina para detectar posibles riesgos y evitar accidentes. Si bien los niños, en ningún caso, deben acceder sólo a la zona de baño.


Es importante que las piscinas domésticas cuenten con elementos de seguridad activos como vallas o cubiertas que eviten que los menores puedan acceder a la zona de baño sin la presencia de un adulto. Así como explicarles que no pueden bañarse solos y que tienen que hacerlo siempre con permiso, en presencia de un adulto, y que deben recordar a los ancianos su tarea de vigilancia si se distraen.


Este decálogo de recomendaciones para adultos remarca también que evitar las carreras a los bordillos y no jugar con los componentes de la piscina, especialmente los drenajes, es fundamental para riesgos.


Finalmente, es recomendable disponer de un equipo de rescate básico que conste de boya o salvavidas de repuesto y una pértiga; así como un teléfono con el que poder llamar a emergencias. Para facilitar una respuesta lo más rápida posible una buena recomendación es colocar un cartel con el Teléfono Único de Emergencias (112) e Información Toxicológica (91 562 04 20).


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH