viernes, 4 de diciembre de 2020

¿Es posible la autodeterminación de Catalunya?

|

La palabra "autodeterminación" es una de las que más ha sonado en la política española de la última década. El proceso independentista catalán ha provocado que la discusión sobre un derecho que recoge la legislación internacional entre de lleno en el debate público del país. Sin embargo, pocos políticos explican el significado real de este derecho. Posiblemente, de hacerlo, se acabaría el debate. 


Cientos de personas con banderas de la estelada durante la manifestación convocada por la ANC con el lema 'Objetivo independencia', dentro de los actos de la Diada de Cataluña 2019, en Barcelona (España) a 11 de septiembre de 2019.


ORIGEN


La necesidad de crear un derecho que permita la autodeterminación de los pueblos viene del proceso de descolonización africano. América consiguió independizarse de sus conquistadores europeos mucho antes que África. De hecho, en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, solo había dos países en todo el continente que no estaban dominados por los europeos: la Unión Sudáfricana (hoy Sudáfrica) y Etiopía. 


Justo después de la Segunda Guerra Mundial, el mundo Occidental empezó a darse cuenta de que no podía seguir mucho más tiempo poníendose la venda en los ojos mientras se enriquecía a través de terceros países, los cuales cada vez eran más pobres. Pero no fue una reflexión voluntaria, sinó obligada: los países colonizados empezaron a pedir cada vez más autonomías y en casi todos ellos hubo manifestaciones que derivaron en grandes conflictos sociales. A mediados de los 50 la situación ya era insostenible y por tanto, la independencia fue inevitable. 


Con un mundo cambiante, que ya no entendía la colonización, Naciones Unidas (ONU) tuvo que dar un paso adelante para limpiarse las manos y hacer ver que los países que antes legitimaron las ideas colonizadoras, de golpe estaban totalmente en contra. Por ello, el 14 de diciembre de 1960, emitió la resolución 1514 donde recogía el derecho a la autodeterminación de los pueblos. Este pronunciamiento de la ONU se considera la 'Carta Magna de la Descolonización" ya que se afirma, por primera vez en la historia, que "todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación". 


¿TODOS LOS PUEBLOS TIENEN DERECHO A LA AUTODETERMINACIÓN?


Esta pregunta, posiblemente, sea la menos analizada por la clase política española. Según el derecho de autodeterminación, sin navegar por otros aspectos del derecho internacional, sí está permitido que cualquier entidad que sea considerada un "pueblo", pueda "determinar libremente su condición política y perseguir libremente su desarrollo económico, social y cultural". En este sentido, es indiscutible que Catalunya es un pueblo con cultura propia y por tanto, si una gran mayoría quisiera independizarse, tendría el derecho a autodeterminarse. España, por su lado, como miembro de Naciones Unidas, debería respetar la resolución y facilitar el proceso de autodeterminación, tal y como el Reino Unido hizo con Escocia. 


Sin embargo, el mundo legislativo nunca ha sido tan fácil de interpretar y, a menudo, unas leyes colisionan con otras. Por ello, los jueces emiten sentencias y crean una jurisprudencia, para poder aplicar el código legal cuando, de primeras, no es posible resolver el caso aplicando la norma tal y como sale en el papel. 


La London School of Economics and Political Science realizó una conferencia en 2018 donde analizaron la aplicación del derecho de la autodeterminación y concretamente, el caso de Catalunya. En el acto, los expertos explicaron que la legislación internacional recoge dos principios que, de primeras, son contradictorios: la autodeterminación y el derecho a la integridad territorial. 


Tradicionalmente, el conflicto entre los dos derechos se ha resuelto de la siguiente forma: la autodeterminación debe primar sobre la integridad territorial en los casos de ex colonias o injusticias manifiestas contra minorías, mientras que el derecho de un Estado a mantener su integridad territorial prevalece en los casos que no son englobables para estas categorías. 


¿SE PUEDE APLICAR A CATALUNYA?


Para responder a esta pregunta, primero se debería entrar a valorar si en España se producen "injusticias manifiestas contra minorías". Durante la dictadura de Francisco Franco, Catalunya tuvo sus derechos políticos suspendidos y su cultura fue totalmente enterrada. Por ello, de haber invocado el derecho a la autodeterminación en ese momento, habría gozado del amparo de la legislación internacional (aunque hubiese servido de poco). Hoy, Catalunya es un territorio con representación política, con su cultura representada en las instituciones estatales y sobre todo, un pueblo diverso. 


Volviendo a la esencia de la autodeterminación: los pueblos pueden "determinar libremente su condición política y perseguir libremente su desarrollo económico, social y cultural". Pero, en el caso catalán, ¿Quién es el pueblo? ¿Los que quieren independizarse a través de elecciones que convierten en plebiscitos que nunca ganan? (de momento el independentismo aún no ha conseguido superar el umbral del 50%) ¿O el resto de la población? 


Por todo ello, evocar al derecho de autodeterminación en Catalunya es engañoso y racionalmente incorrecto. En primer lugar, porque no hay un "pueblo" que quiera independizarse, sólo una parte. Si la comunidad internacional interpretase los sentimientos del independentismo catalán como un "todo" estaría vulnerando seriamente la libertad individual y los derechos políticos del resto de la población que se autodetermina como española. Del mismo modo, la comunidad internacional nunca ha reconocido el derecho de la autodeterminación en una democracia plena, por lo que tampoco lo hará en la española, que además está bajo el paraguas europeo. 


Los independentistas no van a conseguir un referéndum amparándose en el derecho internacional porque, sencillamente, no tienen las herramientas ni la legitimidad para hacerlo. El plebiscito en Catalunya solo sería posible legalmente a través de un diálogo con el Estado y, por mucho que disguste a parte de la población, si este se niega a ceder parte de su territorio es imposible que se produzca la independencia. Nunca, ningún miembro de la comunidad internacional reconocerá a un territorio que declare la independencia unilateralmente dentro de una democracia (se pudo ver tras la declaración de independencia de Puigdemont) y entenderán que son asuntos internos del Estado donde se está produciendo el conflicto. Primero, porque se debe respetar la legislación internacional; y segundo, porque nadie es tan tonto como para pegarse un tiro en el pie: si un país reconoce que parte del territorio de otro es independiente, ¿Por qué no le van a hacer lo mismo? 


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH