viernes, 4 de diciembre de 2020

La pandemia dispara las peticiones para desheredar a los hijos

|

Padres, madres y abuelos que por conflictos familiares enquistados en el tiempo llevaban años sin hablar ni recibir visitas de sus descendientes y en el covid-19 han iniciado los trámites necesarios para llevar a cabo un proceso legal de desheredar a sus descendientes.




HERENCIAS2





La gota que ha colmado el vaso ha sido el confinamiento. Sufrir la soledad y ver que sus hijos no les han llamado ni se han preocupado por ellos ni un solo día para comprobar siquiera si estaban bien o si necesitaban algo.


Desde marzo ACUMAFU atiende una media de 220 consultas al mes de peticiones para desheredar a los descencientes un incremento del 490% que atribuyen directamente a la pandemia.



Aunque la legislación española, salvo en País Vasco y Navarra, obliga a dejar a los hijos al menos un tercio de la herencia, lo que se conoce como "la legítima", el código civil y recientes sentencias del Tribunal Supremo contemplan varias excepciones o causas objetivas para poder borrar a los hijos del testamento.


El abandono por parte de los hijos a los padres no es un fenómeno nuevo, encuentra su origen por lo general en dos tipos de conflictos familiares que se enquistan con el tiempo y que, a su vez, explican por qué el 78% de las personas que deciden desheredar son hombres y el 22% mujeres, según indica el presidente de ACUMAFU.


En la mayoría de los casos se trata de hombres que se separaron de sus esposas o se fueron de casa hace años y sus hijos, tomando partido por la madre, les retiraron la palabra para siempre. El segundo caso más común es el de conflictos en los que por una disputa con el yerno o con la nuera los progenitores se ven apartados de sus hijos e incluso impedidos de poder convivir con sus nietos, o siquiera llegar a conocerlos.


Para poder dejar a los hijos sin el tercio de la herencia que les corresponde por la legítima, los testadores deben, en primer lugar, acreditar ante notario pruebas de que han vivido alguna de las cuatro excepciones que contempla el código civil, en su artículo 853, para dejar sin herencia a los descendientes:


  • Haberles negado el pan.
  • Haberles agredido físicamente.
  • Haber realizado actividades de carácter inmoral (prostitución, por ejemplo).
  • Haber cumplido condena en prisión.


Estas causas, además, han sido reinterpretadas por el TS en los últimos años en diferentes sentencias que avalan también como circunstancia objetiva el maltrato psicológico.


Al fallecer el testador, si el desheredado recurre a los tribunales para reclamar la legítima se le obliga a demostrar que eran falsas las pruebas aportadas ante notario por el fallecido para justificar su desheredamiento. 


En muchas ocasiones, antes de que el juez tome una decisión definitiva, se producen procesos de mediación entre los herederos legítimos y los desheredados para evitar llegar a juicio. Las dificultades para probar las causas de la desherencia y los trámites necesarios para acreditarlo provocan que en muchas ocasiones se trate de un proceso legal demasiado complejo. De hecho, según los cálculos de ACUMAFU, sólo un 18% de las personas interesadas en desheredar a sus descendientes lo acaba logrando.


Otros se mudan a País Vasco o Navarra y se empadronan para estar seguros de que haciendo el testamento allí sus hijos no se quedan ni con la legítima", reconoce el presidente de ACUMAFU. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH