Las redes de apoyo crecen en todos los distritos de Barcelona

|

Miembros de la Xarxa de Suport Mutu Clot-Camp de l'Arpa repartiendo alimentos


Las redes de apoyo vecinales que garantizan alimentos, material, refuerzo escolar y asesoramiento laboral se han expandido en Barcelona desde el inicio de la pandemia ante lo que califican de desprotección y falta de apoyo del Ayuntamiento a raíz de la crisis de la Covid-19.


Las Xarxes de Suport Mutu (redes de apoyo mutuo) nacieron en marzo de la mano de entidades vecinales, equipamientos y personas a título individual, y actualmente ya suman más de 40 redes repartidas entre los 10 distritos de la ciudad.Activistas han explicado que asumen tareas propias de servicios sociales, como el reparto de alimentos y material escolar, clases particulares, asesoramiento laboral y legal, así como acompañamiento y apoyo para aquellas personas que no pueden salir de casa.


El Ayuntamiento aprobó en julio un fondo de 90 millones de euros para afrontar las necesidades sociales y de reactivación económica por la Covid-19, de los que 35 millones se han destinado a garantizar derechos básicos, atender la emergencia habitacional, promover la inserción laboral, afrontar la violencia machista y acompañar a la red comunitaria de la ciudad, entre otros.


Fuentes municipales han recordado que el consistorio ha destinado más de 600.000 euros a 57 entidades sociales de barrio y redes de apoyo vecinal y que, a través del fondo específico de 18 millones que activaron para familias vulnerables, se han ofrecido ayudas de 200 a 475 euros mensuales (según renta y número de miembros de la familia) a través de la tarjeta monedero Barcelona Solidaria.


"NO PODEMOS ABARCAR MÁS"


La miembro de la Xarxa de Suport Mutu del Raval --en el distrito de Ciutat Vella-- Joana Sales ha declarado a Europa Press que estas ayudas no abarcan todas las necesidades de los vecinos y que están teniendo dificultades; sobre todo, para garantizar alimentos a los vecinos, "porque el Banc dels Aliments ya no da alimentos como hacía durante el confinamiento".


"Se necesitan muchas manos, porque bocas ya no podemos abarcar más. Si el Banc dels Aliments empezara a repartir sería estupendo: podríamos ofrecer ayuda a la gente que lo necesita", y ha asegurado que están llegando donde los servicios sociales no lo han hecho.


El miembro de la Xarxa de Suport Mutu del Clot --en el distrito de Sant Martí-- Dani Celma ha explicado que se organizaron a través de la Federación de Entidades del barrio (que aglutina unas 50) y que ofrecieron refuerzo escolar y un centro informático desde donde los vecinos con problemas de conexión a internet podían pedir las ayudas.


Ha destacado el asesoramiento laboral y legal a las personas con un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (Erte): "Al principio asistimos a bastante gente, en verano bajó y ahora ha vuelto a subir. Pasan unas 30 personas al mes por aquí y les hacemos seguimiento de su caso".


ACCESO A LAS AYUDAS


La miembro de la Xarxa de Suport Mutu de Sant Genís i Montbau --en el distrito de Horta-Guinardó-- Neus Moyano se ha quejado de que en los últimos meses han tenido problemas para acceder a las ayudas del Ayuntamiento: "Somos el barrio más envejecido de Barcelona, la brecha digital es muy grande y nos encontramos con gente enferma y mayor que tiene dificultad para solicitar las ayudas".


"El Ayuntamiento intenta actuar, pero actúa tarde. Ha faltado reacción rápida, darse cuenta del problema y buscar la manera de intervenir directamente a través de las asociaciones de vecinos", ha añadido.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH