¿Qué es la “enfermedad X” que preocupa a la OMS?

|

Para la mayoría de las personas, el nuevo coronavirus parece ser una anomalía; no lo es. El siglo 20 comenzó con devastadoras olas de la gripe española que mató de 50 millones a 100 millones de personas en todo el mundo. Aproximadamente una nueva enfermedad surge cada año. No todos tienen transmisión de persona a persona, pero sí la tienen para asustar a quienes tienen la tarea de vigilar la salud mundial.



La plataforma calcula volúmenes y realiza tractografías cerebrales, para diagnosticar enfermedades como el Alzheimer, la demencia, la epilepsia o la esclerosis múltiple.




Para resaltar el peligro y priorizar la investigación, cada año la Organización Mundial de la Salud (OMS) encarga a un comité de expertos que actualice su lista de las enfermedades infecciosas más amenazadoras que carecen de tratamientos o vacunas eficaces. La lista actual incluye al COVID-19, dado que el mundo entero ahora está enfocado en ese patógeno. 



“Lo que debería actuar como una llamada de atención para financiar seriamente la vigilancia, la investigación y el tratamiento de la amplia variedad de posibles agentes pandémicos es la entidad al final de la lista corta: la ‘enfermedad X’”, sostiene Iserson.

Desde 2015, la OMS ha utilizado esta designación para una enfermedad que podría causar una pandemia debido a un patógeno actualmente desconocido para causar enfermedades humanas. La enfermedad X del año pasado ahora tiene nombre: COVID-19. Sin embargo, la próxima entidad desconocida y sin nombre puede que ya esté al acecho.


La OMS, que padece una insuficiencia crónica de fondos, tiene que soportar una burocracia abultada, lenta y descoordinada que tiene que responder ante 194 países. Ha sido condenada tanto por reaccionar de forma exagerada (pandemia H1N1 de 2009) como por reaccionar de forma grave (epidemia de Ébola de 2014 y pandemia de COVID-19) y por no actuar. 


Los CDC tienen una financiación insuficiente crónica y no tienen poder político. Los académicos son voces en el desierto cuyo consejo generalmente se busca demasiado tarde en el proceso para que tenga mucho efecto”, asegura el especialista.



Y concluye: “A medida que disminuya la amenaza de COVID-19, los políticos harán grandes promesas de implementar planes para detener, o al menos prepararse para, la próxima pandemia. La economía en recuperación será demasiado débil al principio para apoyar el esfuerzo, aunque se prometerán más fondos en el futuro. En última instancia, realizarán cambios que sean políticamente convenientes y no autorizarán los cambios necesarios para producir respuestas más rápidas y flexibles. Los recuerdos de la angustia y la alteración social durante COVID-19 desaparecerán. Nuestros baluartes contra las enfermedades pandémicas seguirán teniendo una financiación insuficiente y serán inadecuados para la tarea. Aun así, es evidente que existen múltiples enfermedades X en nuestro futuro; tenemos que estar preparados”.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH