Juicio por el 17A: el imán Es Satty era el líder de la célula y "transmitió el ideario terrible de Daesh"

|

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha señalado este lunes en su informe final sobre la participación de los acusados Mohamed Houli, Driss Oukabir y Said Ben Iazza en los atentados de Catalunya del 17 y 18 de agosto de 2017, que todo se gestó en 2015 con la llegada del imán Abdelbaki Es Satty a Ripoll porque fue "el líder de la célula terrorista y la persona que transmitió el ideario terrible de Estado Islámico a los jóvenes" de esa localidad. "Los jóvenes lo seguían porque era el imán, así de sencillo", ha explicado.


Flores en el Memorial per la Pau en Cambrils (Tarragona) tras el acto de homenaje a víctimas del 17A



La fiscal, que ha iniciado su exposición recordando la gran colaboración entre organismos internacionales para el esclarecimiento de los hechos acaecidos en 2017, ha subrayado que si bien el detonante que provoca los atentados de Barcelona y de Cambrils son las explosiones en el chalé de Alcanar, donde la célula terrorista preparaba los explosivos, el origen real se halla en el imán.


De hecho, ha resaltado que los hallazgos documentales encontrados en la casa de Alcanar, y que son atribuidos al imán, arrojan que luz sobre el papel protagónico de esta persona en la célula. Al hilo, se ha referido a 25 fotografías y a notas halladas en el reverso de las mismas donde se podían leer mensajes en los que se identificaba como 'Soldado de los soldados de Estado Islámico'.


Los investigadores también encontraron frases como la de 'Nosotros los soldados de Estado Islámico en la tierra usurpada de Al Andalus', por lo que la fiscal ha indicado que el imán "tenía fijación con la historia de Al Andalus". Y ha recordado que Es Satty residió previamente en Jaen y en Vilanova i la Geltrú y que compartió domicilio con un terrorista en Irak.


Además, ha recordado que de los instruido se ha conocido que la célula quería atentar contra la Sagrada Familia, el Camp Nou y la Torre Eiffel (París) por medio de la colocación de furgonetas cargadas de explosivos en las inmediaciones de esos monumentos y edificaciones. Y que el imán planeaba inmolarse con un chaleco de explosivos que se preparaba en Alcanar.


Dado que el plan original falló, la célula improvisó los atentados de Barcelona y Cambrils que dejaron 16 víctimas mortales y más de 150 heridos. La Fiscalía entiende que los tres enjuiciados no participaron directamente en el atropello masivo de La Rambla de Barcelona ni en el posterior del paseo marítimo de Cambrils (Tarragona).


ENTRE 8 Y 41 AÑOS PARA LOS TRES ACUSADOS


"El juez de instrucción descartó que estos tuvieran participación ni conocimiento de los hechos posteriores de 17 y 18", ha indicado la fiscal, para luego añadir que las explosiones del 16 "cambiaron el rumbo de los acontecimientos".


Cabe recordar que el pasado jueves, el Ministerio Público anunció que elevaba a definitivas su escrito de acusación, por lo que mantiene sus peticiones de pena de entre ocho y 41 años de cárcel para los tres acusados, sin incluir entre los delitos ninguno de asesinato, un criterio que discrepa con el de las acusaciones populares.


Tras la Fiscalía será el turno de la veintena de acusaciones y las tres defensas que informarán al tribunal de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, presidido por el magistrado Alfonso Guevara, de las conclusiones que han alcanzado tras la celebración del juicio que comenzó el pasado 10 de noviembre.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH