​Laporta pide a Javier Botín y al Banco Sabadell un aval de 125 millones para poder presidir el Barça

|

Joan Laporta disfrutó ayer de su primer día como nuevo presidente del Fútbol Club Barcelona visitando en la  Ciutat Esportiva Joan Gamper de Sant Joan Despí, para visitar a los jugadores y jugadoras del primero equipo. Pero, a su vez, parte de su junta directiva estaba jugando otro partido más importante para poder ser investido presidente el próximo viernes. 


Según informa El Confidencial , Laporta ha pedido a JB Capital, entidad propiedad de Javier Botín, y a Banco Sabadell que le cubran el aval de 125 millones de euros necesario para tomar las riendas del club azulgrana.


Según estas fuentes, Javier Botín, hermano de Ana Botín, presidenta del Banco Santander, es quien está dirigiendo las negociaciones en nombre de la junta directiva del abogado catalán para que varias entidades financieras le concedan esa carta de solvencia, sin la cual no podría ser nombrado presidente.


El propio Botín, a través de JB Capital Markets, estaría dispuesto a asumir parte del riesgo, al que ya se ha comprometido Banco Sabadell.


Ambas entidades han declinado hacer ningún comentario sobre esta información. Laporta, que tiene un familiar dentro de la entidad catalana, lleva negociando tiempo esta fianza, hasta el punto de que mantuvo varias reuniones con la alta dirección del banco, encabezada por Josep Oliú. El nuevo presidente tiene diez días hábiles para rubricar la firma, aunque las conversaciones están muy avanzadas y el dirigente culé quiere cerrar esta misma semana.



LaportaGuanyaEleccions7.III

Laporta pide a Javier Botín y al Banco Sabadell un aval de 125 millones para poder presidir el Barça @EP


La consecución del aval no está siendo fácil porque inicialmente se contaba con tener que garantizar unos 100 millones de euros. Dado que la junta directiva iba a ser de unos 16 miembros en primera instancia, cada miembro del órgano de gobierno del Barça debía poner activos por 6,25 millones. En el caso de Laporta, el nuevo presidente salido de las urnas estaba dispuesto a poner encima de la mesa un ático de más de 300 metros cuadrados situado en la avenida Diagonal, cuyo valor de mercado podría superar los tres millones de euros.


Pero el empeoramiento de las previsiones de pérdidas del club azulgrana respecto a las estimaciones realizadas por la directiva saliente de Josep Maria Bartomeu, principalmente porque no se ha producido la vuelta del público al Camp Nou como se había calculado, ha provocado que el aval se vaya inicialmente a los 125 millones. Pero la cantidad podría tener incluso que ser ampliada a final de temporada, cuando se cierre el ejercicio, porque el Barça había contado con llegar al menos a cuartos de final de la Champions League.


Un objetivo deportivo difícil tras la abultada derrota ante el PSG por 1-4 en el coliseo azulgrana y que tiene su partido de vuelta este miércoles en el Parque de los Príncipes de París. En el caso de confirmarse la previsible eliminación salvo remontada histórica, la entidad recaudaría 10 millones menos de lo previsto cuando arrancó la competición 2020-2021. A este déficit habría que añadir la ausencia de ingresos por la venta de entradas, ya que la dirección anterior contaba con que el 40% del aforo pudiera llenarse a partir de febrero.


Fuentes próximas a la candidatura de Laporta creen que la temporada actual acabará con números rojos de 150 millones, por lo que el aval final se encarecería en 25 millones adicionales. 


Poner esta garantía es vital para ser nombrado directivo y supone una presión importante para la junta, ya que en el caso de que el club sufriese más pérdidas en el futuro, sus propiedades personales podrían ser ejecutadas.


Un riesgo del que Bartomeu, como adelantó El Confidencial en junio, se libró el pasado año porque el Gobierno concedió una dispensa al Barça, al Real Madrid, al Ahtletic de Bilbao y al Atlético Osasuna, los únicos cuatro clubes de primera que no son sociedades deportivas, para no tener que computar el año del covid como un ejercicio corriente. 


La ley obliga a las juntas directivas de estas cuatro entidades deportivas a avalar con su patrimonio personal el 15% del presupuesto anual, garantías que puede retirar en el caso de que los clubes presenten beneficios recurrentes. Así ha sucedido hasta la fecha, especialmente en el Real Madrid y en el Barça, pero el impacto de la pandemia ha sido de tal calibre que los cuatro clubes con régimen especial saben que van a acabar con números rojos muy relevantes.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH