Las obras del túnel de Glòries están casi finalizadas

|

Arxiu - Obres del túnel vial de Glòries.

@EP


Las obras del túnel viario de la plaza de las Glòries afrontan la recta final con más del 85% ejecutado, con el objetivo de que en septiembre entre en funcionamiento el túnel para salir de la ciudad (sentido Besòs) y entre finales de noviembre y diciembre el de entrada (sentido Barcelona).


La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la teniente de alcalde de Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, han visitado este jueves las obras y han celebrado el ritmo de los trabajos destacando que "no es tan sólo un túnel, sino una conquista de espacio público de calidad ".


En enero terminó la excavación que permitió conectar el túnel de lado a lado del recorrido, entre la calle Castillejos en la Rambla del Poblenou, y, actualmente, las actuaciones se centran en terminar la obra civil, las instalaciones y los acabados de la infraestructura.


En concreto, se está abordando la instalación de los prismas de servicio, extender el pavimento y terminar los muros de instalación y aceras que recorren el interior del túnel, que contará con dos carriles para el vehículo privado y uno bus en cada sentido, destacó Sanz.


En cuanto a las instalaciones, se están terminando las salas técnicas y las tuberías de la red antiincendios y el cableado, y también se está colocando el falso techo y pintando las salidas de emergencia.


COLAU: "LA CIUDAD AVANZA"


"Aquí no presentamos paso un túnel. Lo que presentamos es un mensaje de futuro. La ciudad avanza", ha asegurado Colau, que cree que con esta infraestructura se da un mensaje de esperanza y optimismo ante la crisis por la Covidien-19.


Por otra parte, Sanz ha lamentado que no había habido una propuesta de solución y que ahora hay una "propuesta de ciudad que reenfoca el centro de Barcelona hacia el Besòs y pone la mirada en barrios que se sentían en la periferia y que empiezan a ser el centro de todas las actuaciones ".


En la visita también ha participado el director general de Bimsa, Ángel Sánchez, y el portavoz de la Asociación de Vecinos y Vecinas del Poblenou, Jaume Badenes, --además de algunos vecinos-- que han celebrado la práctica finalización del túnel tras años de reivindicaciones.


ALTA COMPLEJIDAD TÉCNICA


Las obras cuentan con una alta complejidad técnica, porque para construir el túnel se ha tenido que pasar por debajo de las infraestructuras ferroviarias que atraviesan el subsuelo de la plaza, correspondientes a la L1 del Metro, la R1, R3, la R4 y la R2 sur de Cercanías.


Se han construido casi 60.000 metros cuadrados de muros pantalla --algunos de hasta 54 metros de profundidad-- y se han bombeado diariamente 25.000 metros cúbicos de agua freática (el equivalente a diez piscinas olímpicas).


El túnel sigue la traza de la Gran Vía, tiene una longitud de 957 metros y en el tramo más profundo llega a los 25 metros por debajo de la rasante de la plaza; y cumple con "las últimas y más restrictivas medidas de seguridad y control de túneles", especialmente de gestión de incendios y salidas de emergencia.


El coste de la obra se mantiene dentro del marco económico que aprobó la Comisión de Gobierno en 2019, fijado en 192,3 millones de euros, y está pendiente de las valoraciones económicas finales de los lotes con obra en curso, además de los trabajos adicionales.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH