La cumbre de Lledoners en un “vis a vis” para formar gobierno

Carmen P. Flores

Como las negociaciones para constituir gobierno en Catalunya no avanzaban, y, además hay que escenificar que los "lideres" están en prisión por la falta de libertades y la opresión del gobierno de España, que es malo malísimo, pues finalmente la prisión de Lledoners ha servido de escenario para que ERC y JXCat intenten cerrar un pacto de gobierno. No se ha especificado si la reunión ha tenido lugar en la sala de vis a vis, al que tienen derecho "todos" los presos, o en una estancia más "amplia", ya que a parte de los dos presos, Oriol Junqueras y Jordi Sánchez, y el presumible presidente, Pere Aragonés -vaya poder de decisión que tiene, que finalmente ha tenido que bajar no a la arena, sino a la cárcel-  les acompañaba  Josep María Jové por ERC y Elsa Artadi -la guardiana de las esencias de Puigdemont- y Josep Rius por JXCat.  Como no debían tener reloj,  el tiempo empleado en el vis a vis ha sido bastante superior al que se otorga al resto de presos. Todo un ejemplo de lo que se suele decir: el que tienen el poder hace "buen" uso del mismo, o lo que es lo mismo, lo ejerce en beneficio propio, porque como dice un proverbio "la caridad bien entendida empieza por uno mismo".


Los dirigentes de Junts Josep Rius y Elsa Artadi, el republicano Josep Maria Jové y el candidato republicano a la Presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, al salir de la cárcel de Lledoners tras la reunión sobre la formación del Govern.

Los dirigents de Junts al salir de la cárcel tras la reunión con ERC (EP)


La pregunta es ¿les habrán dejado entrar material: papel, bolis u ordenador para dejar por escrito los vetos a determinadas personas que no quieren que formen parte del ejecutivo, el reparto de espacios de poder y los cargos de personal de confianza que les toca a cada formación? Se supone que finalmente, cuatro horas dan para mucho, que de ahí habrá salido ya el organigrama del nuevo gobierno. Solo quedarían algunos "flecos".


Resulta significativo el papel de protagonista que, desde hace tiempo -primero en la sombra, ahora a cara descubierta- ha tomando el ideólogo Jordi Sánchez, que ha ido haciéndose con el poder de la formación de Puigdemont -tiempo tiene para maquinar estrategias- y está apartando a algunos pesos pesados, como Laura Borrás, que ya se encuentra realizada asumiendo la presidencia del Parlament al no conseguir la de la Generalitat.


Catalunya es diferente, dicen las mentes pensantes, ya lo estamos viendo: reuniones políticas en la cárcele, con privilegios incluidos que deberían darles vergüenza. Con una falta de sentido de responsabilidad política por llevar varios meses sin llegar a un acuerdo, sencillamente porque prima "¿qué hay de lo mío?" en lugar de "¿qué hay de las necesidades de los ciudadanos de Catalunya?". Una situación que pasará a los libros de historia, esa de la que les gusta hablar a unos cuantos, de cómo no deben hacerse las cosas en política.


Llama la atención la ausencia en las negociaciones de Laura Borrás, la ahora presidenta del Parlament y candidata de JXCat, que no se cohibió en ir a la Meridiana para darle su apoyo a los independentistas por los cortes de esta céntrica vía de entrada a Barcelona y que viene protagonizando enfrentamientos con los vecinos sin que aún se haya resuelto la situación. Que se tenga noticias, Borrás no se ha reunido con los vecinos afectados, no le importan.


La degradación que están sufriendo las dos instituciones de Catalunya, Generalitat y Parlament, debería preocupar no solo a las fuerzas políticas sino a la sociedad en general, porque Catalunya se ha convertido en la finca particular de unos pocos que pueden hacer lo que les  venga en gana, sin dar ninguna explicación.  ¿Cómo se llama a eso? Que cada uno le ponga el calificativo que quiera. Decía el escritor y moralista francés Joseph Sanial-Dubay que "los abusos, aun en el estado más sólido, son minas sordas que tarde o temprano estallan". Porque al final la credibilidad  y la confianza no se imponen, se ganan con ejemplos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH