martes, 28 de septiembre de 2021

Sala Aquarella: el regreso del cabaré a Barcelona con Roma Calderón

|

Dalmases

Pablo-Ignacio de Dalmases


Subimos por la calle Muntaner desde su arranque en la plaza de Goya y pasamos por delante del número 4 donde no advertimos síntomas de actividad alguna. Recordamos que allí estuvo uno de los cabarés más famosos de Barcelona, el Emporium, luego un local de espectáculos gestionado a lo grande por los hermanos Riba y finalmente la sala Muntaner, una de los más innovadores escenarios de la ciudad que cultivó con especial afección los géneros parateatrales. Pero cerró antes de la pandemia y con su clausura Barcelona se quedó sin uno de los últimos locales que hicieron furor durante más de un siglo: cafés concierto, teatrillos, salas de fiesta, cabarés, music halls…


Al punto pudimos atenuar nuestra tristeza cuando, a poco más de cien metros de distancia entramos en el número 572 de la Gran Vía sobre cuya puerta vemos un rótulo que reza “Sala Aquarella”. Descendemos unos escalones y nos encontramos con un local propicio a la intimidad en el que nos recibe Toni Albadalejo. Nos ha citado para informar que quiere recuperar la tradición cabaretera barcelonesa y hacer de Aquarella un lugar en el que encuentre acomodo la revista transgresora, atrevida y divertida de siempre.


Se propone empezar con Roma Calderón, “la mujer deseable y perfecta”, es decir, una “pin up” que continúa la línea que trazaron exitosamente aquellas supervedetes de piernas inacabables y curvas turbadoras que trastornaban nuestra líbido en el Apolo, el Victoria, el Cómico o el Arnau. Es manchega, como lo fue Sarita Montiel, aunque Roma de un pueblo de la provincia de Toledo y lleva triunfando ocho años con el espectáculo de “nu-cabaré” titulado “The lovers” en el que ella lo es todo. Lo ha llevado exitosamente por Madrid -en media docena de locales diferentes-, Valencia, Sevilla, Cádiz, Jerez de la Frontera, Huelva y Almería y ha traspasado nuestras fronteras para actuar en París Méjico y Nueva York. “Solo me faltaba Barcelona” nos dice con una sonrisa pícara con la que añade, como para explicar qué es lo que vamos a ver en el Aquarella, que “yo lo voy a enseñar todo: desde las bragas al alma”.


“Toco de una forma muy personal un tema universal: el amor y las diferentes formas” puntualiza Roma, y lo hace de forma desinhibida y descarada. “Explico sin tapujos muchos aspectos de nuestra vida amorosa que a veces cuesta reconocer, pero lo aderezo con un buen cauterizante como es el humor! El público se relaja, porque se siente reflejado en lo que cuento”. Además, no es un espectador pasivo, sino que interviene activamente en el espectáculo en el que hay música en directo y se utilizan las nuevas tecnologías. En total, hora y media de show trepidante “aunque en algunas ocasiones, si el público está muy entregado, he llegado a prolongarlo una hora más”.


“The lovers” se ofrecerá los miércoles, jueves y viernes a las diez de la noche a lo largo de todo el mes de julio. Un buen punto de partida para esta nueva singladura de la Sala Aquarella con la que Barcelona revivirá las alegres noches de la farándula cabaretera. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH