Un video revela que Amazon destruye lo que no puede vender

|

Captura4

@ITV News


Ordenadores de prestigiosas marcas, televisores inteligentes que valen más de un millar de euros, aspiradoras, drones, libros y hasta paquetes de 20.000 mascarillas contra el covid. Esto es solo un ejemplo de todo lo que Amazon puede llegar a destrozar, según ha desvelado la cadena británica ITV News.


Una investigación realizada por la televisión ITV News es la que ha sacado a la luz que el gigante tecnológico destruye todo tipo de productos que no puede llegar a vender. Se trata de artículos que empiezan a estar obsoletos, aunque están en buenas condiciones, o que han sido devueltos dentro del periodo de cambios que admite la empresa, pero que no han podido reintegrarse en el mercado dentro del programa Amazon Warehouse para dispositivos reacondicionados.


Pero, ¿qué es lo que lleva a Amazon a tener que deshacerse de todos estos productos? La respuesta se encuentra en el espacio de almacenamiento. Tal y como indica la televisión británica, "muchos proveedores eligen almacenar sus productos en los depósitos de la empresa estadounidense, sin embargo, cuanto más tiempo pase sin haber sido vendidos, más se les cobra por guardarlos. Por ello, es más barato destruir los artículos que continuar almacenándolos".  Es decir, a los proveedores, como otros fabricantes de electrodomésticos, ropa o incluso otros grandes comercios,  les sale más a cuenta destruir estos productos que mantenerlos guardados esperando que alguien los compre. 


La investigación, que destaca por el impactante video hecho con una cámara oculta, ha descubierto que desde un solo almacén en Reino Unido, el de Dunfermline, la empresa puede llegar a tirar de 100.000 a 200.000 artículos por semana. Y ese es solo uno de los 24 centros logísticos de Amazon que operan en el Reino Unido, con lo que se estima que el volumen de bienes nuevos o devueltos sin utilizar que son eliminados es mucho mayor.


Un extrabajador de Amazon en Dunfermline reconoce que "De viernes a viernes, nuestro objetivo era destruir en general 130.000 artículos". Y en cuanto a los remordimientos o emociones que puede provocar esta acción, el exempleado destaca que "El personal simplemente se ha vuelto insensible a lo que se les pide que hagan".


"En general, el 50 por ciento de todos los artículos estaban sin abrir y aún conservaban su envoltorio original" confiesa el extrabajador, que pide mantenerse en el anonimato. Así pues, los artículos iban directamente del almacén a la basura. La lista de estos bienes puede llegar a incluir ordenadores portátiles, televisores inteligentes, drones o teléfonos. En alguna ocasión, Amazon ha llegado a deshacerse incluso de iPads o portátiles Mac, ha explicado la cadena.


ITV News, que logró colar un reportero de incógnito con una cámara oculta, registró imágenes de varios de los contenedores que se cargan en camiones para su transporte a centros de reciclaje o vertederos cercanos. Entre los productos figuran varios auriculares inalámbricos, ventiladores de las marcas Dyson y Hoovers, secadores, maquinillas eléctricas de afeitar, pistolas de masaje y herramientas de bricolaje.




Muchas empresas tienen programas de donaciones a organizaciones o dan opción a los empleados de comprar estos productos a precio de coste para deshacerse del excedente. Amazon también. El almacén de Reino Unido al que logró acceder ITV, por ejemplo, dona semanalmente unos 30.000 productos a diferentes organizaciones, pero el problema es que la escala a la que opera la compañía hace que sea imposible deshacerse de todo el género sobrante.


Desde Greenpeace han condenado esta práctica y piden a los gobiernos que creen leyes que impidan este tipo de prácticas. Una solución podría venir gracias a varias startups que han surgido en los últimos meses, como WiBargain o QuickLotz, que elaboran "sobres sorpresa" -con productos que no se quieren almacenar- a un precio fijo o una suscripción mensual. 


ITV News ha hablado con Amazon y la compañía afirma que "están trabajando para conseguir un objetivo de eliminación cero de productos" y su prioridad es "revender, donar a organizaciones benéficas o reciclar cualquier producto no vendido". El gigante tecnológico añade: "No se envían artículos a vertederos en el Reino Unido. Como último recurso, enviamos artículos a recuperación de energía, pero estamos trabajando duro para reducir esta práctica". 


Los gobiernos están recibiendo muchas peticiones para cambiar el marco legal que permite estas acciones, para evitar semejante nivel de contaminación y reducir el uso de plástico. El Primer Ministro británico Boris Johnson se pronunció al respecto, diciendo que "lo mirarán". 



Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH