jueves, 21 de octubre de 2021

¿Cómo cuidar y proteger los tatuajes en verano?

|


Una mujer se realiza un tatuaje. Foto de archivo.

@EP


Alrededor del 10% de los ciudadanos europeos lleva algo tatuado. Alrededor del 38% de la población mundial también, según una encuesta realizada por Dalia Research en 18 países en 2018. Pero si hablamos de España, esta cifra sube hasta el 40%. Los españoles son los europeos que más se tatuan, justo por detrás de los italianos. De hecho, tanta es la fama de los tatuajes que este 17 de julio se celebra su Día Internacional.


Pero por muy bonitos que sean, no podemos olvidar en el momento de realizarnoslos que se trata de pequeñas heridas abiertas que se deben cuidar. Especilamente en verano, pues el sudor, el sol o la playa pueden ser perjudiciales. Por eso te ofrecemos una serie de recomendaciones para que, si te haces un tatuaje en verano, lo cuides bien y no se infecte.


¿CÓMO CUIDAR MI TATUAJE?


Para empezar debes escoger un estudio homologado para ir a hacértelo. De esta manera te asegurarás de que cumplen con los criterios de sanidad establecidos, como usar tintas homologadas para que no produzcan alergias u objetos desechables. Hay algunas personas que tatuan a domicilio y, aunque no quiere decir que vayan a utilizar malos productos, es mejor evitarlo.


Por otro lado, una vez hecho, desde el estudio te dirán cómo debes curarlo. Para empezar, tienes que dejarte unas 8 horas el papel film trasparente que te pondrá el tatuador para proteger la zona después de aplicarte el profesional una crema especial. Aunque hay otros que te recomiendan que te lo dejes más o menos tiempo y después lo dejes curar al aire libre.


Los tatuadores te recomendarán que lo laves dos o tres veces al día con agua tibia y jabón neutro y lo seques con un papel de cocina, con cuidado, a toquecitos. Nunca con un algodón porque puede quedarse enganchado en la herida. Tras esto deberás aplicarte una crema cicatrizante que aporte mucha hidratación. Cada tatuador te recomendará la que use él como referencia, aunque cada persona es libre de escoger la que mejor le parezca. Con esta práctica evitarás que se te formen costras demasiado gruesas y que el tatuaje se estropee o se infecte, pudiendo producir heridas y dejando el tatuaje en mal estado.


Además de esto, se debe evitar que de el sol directamente en el tatuaje durante las dos o tres primeras semanas. A partir de entonces se deberá aplicar una cantidad generosa de protector solar para evitar daños o que el tatuaje pierda su color.


Tampoco puedes ir a la playa o a la piscina hasta que el tatuaje no cure. No solamente por el sol, sino porque la herida se puede infectar con el agua o la arena. Por esta razón muchas personas prefieren tatuarse en los meses de invierno: así no deben dejar de practicar actividades veraniegas y además, con la ropa, los tatuajes se protegen de un sol que ya de por sí es menos agresivo.


Por supuesto, tampoco se deben aplicar otros productos cuando el tatuaje este curando: ni betadine, ni agua oxigenada, tampoco jabones con aromas, ni toallitas húmedas, colonias o maquillajes.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH