El primer Consell Nacional de Junts llega en plena crisis con ERC

|

El secretario general de Junts, Jordi Sànchez

@EP


Junts celebrará este sábado su primer Consell Nacional en plena crisis con ERC, su socio en el Govern, por el desencuentro abierto por la composición de la mesa de diálogo, en un inicio del curso político que abre muchas incógnitas sobre la estrategia independentista que se seguirá.


El Consell Nacional, presidido por Anna Erra, tenía que celebrarse el 25 de julio, coincidiendo con el primer aniversario de la formación que lidera el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, pero se pospuso por las condiciones sanitarias para poderlo celebrar de forma presencial.



Todo ello en una semana en que se ha celebrado la mesa de diálogo, en la que Junts no ha participado después de que el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, los dejara fuera tras rechazar la propuesta de nombres que habían hecho porque incluía a miembros que no eran del Govern.


Esto ha provocado que ambos partidos se hayan intercambiado reproches desde entonces pese a que, públicamente, desde Junts han reiterado su voluntad de acotar la crisis a este capítulo para que no vaya a más, y ERC sigue dejando la puerta abierta para que se integren a la mesa si cambian los nombres.


Las diferencias se suman al hecho de que Junts siempre ha mostrado su escepticismo sobre el resultado de la mesa de diálogo, lo que choca con la apuesta de los republicanos por este instrumento en el que los independentistas quieren debatir sobre el derecho a la autodeterminación y la amnistía.


Aunque comparten ambos objetivos, no hay una hoja de ruta unitaria entre partidos y entidades independentistas, y esto dificultó el cierre del acuerdo de legislatura que permitió la investidura de Pere Aragonès como presidente de la Generalitat y se evidenció también en la Diada, justo hace una semana.


El cónclave también se celebra un día antes de que se haga la manifestación contra la ampliación del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, cuestión en la que los socios del Govern mantienen sus más y sus menos, argumento que esgrimió el Gobierno para suspender la inversión de 1.700 millones de euros prevista para la infraestructura.


En los próximos meses, uno de los frentes que se abre entre los independentistas es la futura negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), con el interrogante del papel que adoptará cada partido, si habrá una estrategia unitaria y si alguno estará dispuesto a votar a su favor.


EL PARTIDO


En relación al partido, de momento se ha apagado el debate interno que se vivió en julio después de que Sànchez sostuviera en un artículo que el referéndum del 1-O pretendía forzar una negociación con el Estado y no proclamar efectivamente la independencia, lo que levantó las suspicacias y las críticas de sectores de Junts, que le llevaron a matizar sus palabras.


Entonces los críticos con Sànchez impulsaron un texto en el que pedían "la dimisión del secretario general de Junts o que ponga su cargo a disposición de los afiliados en forma de votación para su cese" si así lo deciden.


Y en este debate hay que tener en cuenta el protagonismo que pueda tener el exconseller y vicepresidente de Junts, Jordi Turull, tras la 'Travessa per la Llibertat' que hizo cuando salió de la prisión, y otros nombres como el de la presidenta del Parlament, Laura Borràs.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH