Terrassa inicia su 38ª temporada de danza con la compañía italiana MMCDC

|

Los expertos en marketing saben el valor que tienen las marcas que han obtenido repercusión social y tratan no sólo de conservarlas, sino también de potenciarlas. Pero en España tenemos la obsesión de minusvalorarlas y de cambiarlas a la primera ocasión que se nos presente. Y de este modo el Centro Cultural de Terrassa de toda la vida, con su bien ganado prestigio por sus excelentes temporadas teatrales, líricas, coreográficas e infantiles, ha pasado a denominarse “Factoría Cultural de Terrassa”. Bueno, esperemos que el nuevo nombre cuaje, aunque costará que la gente de la calle cambie y a partir de ahora diga “esta tarde vamos a la factoría”, en vez de “vamos al centro cultural”. Tiempo al tiempo.


Teatro.Terrassa


Pedimos disculpas por esta digresión inicial porque lo que les queremos comentar es el inicio de la temporada de danza que está ya en su 38ª edición. Ha empezado con la presencia de la MM Contemporary Dance Company, formación de creación reciente -data de 1999- que tiene su sede en la ciudad italiana de Reggio Emilia y que dirige que Michele Merola. Parece muy oportuno que compañías nuevas o poco conocidas sean invitadas a participar en estas temporadas de forma paralela a las grandes formaciones de acreditado renombre porque de este modo se amplían horizontes y se constata la emergencia de nuevas experiencias y tendencias. La experiencia ha sido, en este caso, muy gratificante.


La MMCDC trajo dos coreografías. Un ”Schubert’s frame” basado, como su nombre indica, en la obra del compositor austríaco. Enrico Mirelli concibió para esta música una coreografía muy plástica, de aspectos marcadamente gimnásticos y ejecución coral. Con pocos momentos de efímero protagonismo por parte de alguno de los solistas, toda la pieza se desarrolla en presencia de la totalidad de los nueve componentes de la formación.


La segunda parte la ocupó la “Gershwin suite”, en este caso obra del propio fundador, Michele Merola. Frente al romanticismo de Schubert, la explosión creativa y vital del músico norteamericano trajo al escenario terrasense el inconfundible aroma de los grandes musicales neoyorquinos. Con una interpretación también muy coral y una utilización eficaz de la luminotecnia, brilló la espléndida formación de esta compañía que supo cambiar de registro y demostrar con ello, además de su impecable preparación, también su versatilidad.


Para el 9 y 10 de octubre está prevista la presencia de otra compañía italiana, el Balleto du Sud, que ofrecerá una velada dedicada a Stravinsky con “L’ocell de foc” y la famosa “Consagración de la primavera” que tanto escándalo provocó en París cuando fue estrenada por Nijinski.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH