Carles Puigdemont declara este lunes en Cerdeña

|

Archivo - Carles Puigdemont

@EP


El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ya está en Italia para declarar en el juicio que puede dejarle en libertad o traerlo de vuelta a España. El tribunal sardo, donde declarará, es el que estudia la petición de extradición enviada por el magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo. 


Carles Puigdemont fue detenido en Cerdeña por las autoridades italianas por la orden de búsqueda y captura del Tribunal Supremo. Puigdemont iba a acudir a la asamblea de alcaldes y concejales independentistas de Cerdeña junto a la consellera de Acción Exterior, Victòria Alsina, y la presidenta del Parlament, Laura Borràs. En el acto se iban a reunir con representantes de los partidos sardos para agradecer su apoyo al derecho de autodeterminación de Catalunya.


PUIGDEMONT PIDE RECUPERAR SU INMUNIDAD


La defensa del expresidente de la Generalitat envió a última hora del pasado viernes una nueva demanda de medidas cautelares al Tribunal General de la Unión Europea para recuperar su inmunidad como eurodiputado. La idea principal con este envío era frenar el juicio abierto por la Justicia Italiana. 


En su momento, el Tribunal con sede en Luxemburgo ya avaló la decisión del Parlamento Europeo de retirar la inmunidad de Puigdemont porque consideraban que no existía peligro de detención. No obstante, dejaron la puerta abierta a examinar nuevas medidas provisionales si el expresidente fuera arrestado por las autoridades de un Estado miembro. 


El grupo de defensa de Puigdemont ha dejado claro que esa decisión de que no existía riesgo de detención no era para nada cierta. La detención del expresidente catalán en Cerdeña y la comunicación de Llarena han puesto de manifiesto que la euroorden ha estado siempre activa y que nunca se ha suspendido. 


EL ABOGADO ASEGURA QUE LA EUROORDEN NO SE DEBE EJECUTAR


El abogado italiano del expresidente, Agostinangelo Marras, ha afirmado que actualmente "hay todos los elementos" para que la euroorden no se ejecute y que, desde el punto de vista procesal, sería una decisión sin fundamento, ha dicho textualmente en una entrevista a TV3.


Lo ha dicho en relación a la petición de extradición enviada por el magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo (TS), Pablo Llarena, al tribunal sardo tras la detención y puesta en libertad del expresidente catalán en Cerdeña (Italia).


EL JUEZ LLARENA SIGUE MUY PRESENTE 


El juez Llarena llegó a la Sala de lo Penal en el Tribunal Supremo en enero de 2016. Es en octubre de 2017 cuando el nombre de Pablo Llarena empieza a cobrar más fuerza. La Sala de Admisiones del Alto Tribunal había admitido a trámita la querella puesta por sedición, rebelión y malversación de caudales públicos que se presentó contra los ex cargos de la Mesa del Parlament, empezando por su ex presidenta Carme Forcadell. Ese es el momento cuando Pablo Llarena entra en acción al ser el instructor de la causa especial contra los líderes independentistas. 


Durante ese proceso, el juez Llarena tomó decisiones muy importantes, pero que iban acorde con las leyes que debía seguir. Iba a investigar en un único procedimiento a todas las personas que habían 'el procés'. En ese proceso entraron nombres como Oriol Junqueras, Jordi Sànchez o Jordi Cuixart entre muchos otros. 


En total, Llarena tuvo que investigar a 28 personas, todas ellas miembros del ex gobierno de Carles Puigdemont. Dentro de esa investigación nunca dio la libertad provisional a los líderes independentistas, se mostró firme en su postura y eso provocó que la tensión entre el juez y los acusados aumentara mucho. 


VARIOS INTENTOS DE EXTRADICIÓN


El juez Llarena ha seguido con su obligación de hacer cumplir la ley y no ha parado de intentar que se extradite a Puigdemont para recibir un juicio en España por los delitos de los que se le acusan. Tras la detención en Alemania las tensiones volvieron a ser muy fuertes y tras la resolución Llarena pasó a un segundo plano. 


No obstante, el magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo (TS), Pablo Llarena, ha remitido un escrito al Tribunal de Apelación de Sassari (Italia) en el que señala que la euroorden contra el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont está vigente y que no ha sido suspendida por el planteamiento de la cuestión prejudicial. Pide, por tanto, que extraditen al expresidente a España.


Así que Puigdemont tendrá que declarar este lunes en el tribunal sardo de Cerdeña, ciudad donde fue detenido hace una semana para saber si queda en libertad o tiene que ser extraditado a España para ser juzgado por todos los delitos de los que se le acusan. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH