domingo, 28 de noviembre de 2021

¿Cuáles son los problemas de conducta más comunes de los perros y cómo corregirlos?

|

Existen muchos problemas de conducta en los perros y debes saber que la mayoría se pueden corregir. Sin embargo, es importante conocer cuál es la causa de los problemas de comportamiento del animal para poder tratarlo adecuadamente.


Solamente el 20% de los problemas de conducta están causados por la genética, los traumas, problemas de salud o factores externos que no se pueden controlar. Esto sería, por ejemplo, el caso de una perra miedosa que tenga cachorros con su mismo carácter.


El 80% de problemas de conducta restante suele llegar tras deficiencias en su proceso de aprendizaje o por causas completamente controlables.


Pug ge921f4558 1920

@Pixabay


¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES PROBLEMAS DE CONDUCTA DE LOS PERROS?


Existen multitud de problemas de conducta en estos animales de compañía que, tal y como señalábamos anteriormente, pueden deberse a multitud de causas. En Catalunyapress hemos hecho una recopolación de algunos de los principales, así como de la forma en que pueden tratarse.


Coprofagia: Consiste en que los perros se comen sus propias heces. Cuando son cachorros es algo normal, puesto que buscan experimentar y son curiosos, pero deja de serlo cuando se hacen adultos. En este caso, podría debersea que tenga hambre tras una mala alimentación, a que tenga algún tipo de problema digestivo y prefiera comer algo blando o a la ansiedad que le ocasiona estar encerrado.


En este caso, para solucionarlo se debe identificar si viene provocado por un problema de salud, pues habrá que llevarlo entonces al veterinario, o es por otra causa. En ese caso, se le ha de negar constantemente la acción y premiarlo cuando no lo haga. Entonces, poco a poco, irá perdiendo la mala costumbre.


Morder objetos: Este es otro de los problemas de conducta que solamente lo son si hablamos de un perro adulto. Que un cachorro juegue mordiendo es habitual, pero es una acción que no debe prolongarse en el tiempo. Para ello, se debe enseñar al animal a no morder objetos desde que es pequeño: se le tienen que dar objetos resistentes que no supongan ningún peligro para él y negarle la opción de morder objetos blandos, tales como zapatillas, que puedan romperse.


En caso de que el perro tenga la mala costumbre de morder cualquier objeto, se le deberá de enseñar a diferenciar cuáles puede masticar y cuáles no. Para ello, se le deberá dar objetos diferentes a los que muerde continuamente. Hay incluso algunos que se pueden rellenar de comida, que pueden motivarlo y centrar sus impulsos en sus juguetes. Estos se le pueden dar, por ejemplo, cuando al animal le toca comer. Así facilitará la tarea de que los mastique y se acostumbre a ellos.


Australian shepherd g563da3426 1920

@Pixabay


Orina o defeca en casa: Si tienes un perro desde que era cachorro y ahora orina o defeca dentro de casa puede deberse a que quiere marcar el territorio, a que se le haya separado demasiado pronto de su madre y tenga un problema de socialización, a que no hayas dedicado el tiempo suficiente a enseñarle a hacer sus necesidades fuera de casa, a una falta de inhibición (sobre todo si el animal procede de una tienda) o a un problema de salud.


Si el veterinario descarta esto último, entonces te toca a ti cambiar este mal hábito de tu perro. Para ello, tendrán que establecer unos horarios fijos de paseo. Además, deberás anticiparte: si ves que tu perro va a orinar o defecar, aprovecha, sal corriendo a la calle y prémialo si hace sus necesidades allí. Y no lo regañes si lo hace en casa, porque puede deberse a su carácter que lo haga no orinar delante de ti. Si en un par de meses no mejora, busca ayuda profesional.


Ansiedad por separación: Es muy común que los perros desarrollen ansiedad por separación, o bien a causa de un destete temprano o bien a causa de algo traumático que le haya ocurrido en soledad. La cuestión es que son muchos los animales de compañía que lloran o ladran cuando sus dueños se marchan a trabajar. Los que dedican ese tiempo a romper objetos en ese tiempo, los que orinan o defecan en casa cuando están solos y los que tienen vómitos y diarreas.


Tras detectar este trastorno, se debe empezar a tratarlo para evitarle esa ansiedad y para evitar también preocupación en los dueños. Para empezar, debes saber que es contraproducente reforzar al animal cuando tiene algunos de estos síntomas. Al revés, como a un niño pequeño, debes hacerle entender que si llora o ladra no le harás caso. Así que si llora o ladra cuando sales, no vuelvas a entrar. Además, es bueno que haga mucho ejercicio y juegue, pues lo ayudará a rebajar la ansiedad.




Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH