sábado, 27 de noviembre de 2021

El regreso de las travesuras de “El botones Sacarino”

|

Resulta harto significativo que, pese a la invasión de tropecientos personajes de comic llegados de Estados Unidos o de Japón, la supervivencia de los viejos protagonistas de los tebeos de nuestra infancia sea una realidad bien tangible y su aceptación por el público lector actual, plena. Un hecho que ha permitido consagrar el nombre de muchos de sus autores, como es el caso de Francisco Ibáñez, inmortalizado por su creación de “Mortadelo y Filemón, agencia de información”, pero padre de muchos otros personajes divertidos, cual fue el caso de Sacarino, un adolescente imberbe capaz de protagonizar la más inimaginables trastadas y travesuras y que ejercía el oficio hoy casi desaparecido de botones. Bruguera/ Penguin Random House recupera algunas de sus más desopilantes historietas las reedita en un volumen n titulado sencillamente “El botones Sacarino”.


Libros. El botones Sacarino.


Recuerda Antoni Guiral que Sacarino “nació” en 1963 en el semanario DDT, como botones del rotativo El Aullido vespertino, circunstancia que permitía al autor, que había conocido dicho oficio por experiencia propia, realizar una crítica subliminal del ambiente y los personajes de las redacciones periodísticas, entre las que no era difícil advertir los de la propia empresa editora. Atravesó diversas vicisitudes, ligadas a la propia evolución del citado tebeo, que pasó por diferentes fases y reconversiones, hasta que Rafael González, que era el factótum de la Editorial Bruguera, se apercibió de que la figura del director bajo cuya férula trabajaba Sacarino era un trasunto de su propia personalidad y ordenó a Ibáñez que hiciera cambios que desfiguraran tan indeseado parecido. Hay que decir que los dibujantes de tebeos insertaban en sus historietas con alguna frecuencia alusiones a sus compañeros en un torneo dialéctico que suscitaba no pocos comentarios. En todo caso, y como dice el prologuista de esta edición “los constantes gags del botones Sacarino se mueven siempre alrededor de los trompazos y humillaciones sufridos por el presidente y el director, víctima este último de las iras primero con un Sacarino que suele salir casi siempre indemne del caos que ha provocado”. ¡Inefable Sacarino!


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH