Marina Bravo: "No se puede confiar en quien ha usado nuestros datos para celebrar un referéndum ilegal"

|

Marina Bravo Sobrino es una de las seis diputadas que Ciudadanos tiene en el Parlament de Catalunya. Ingeniera y política, en julio de 2019 fue nombrada miembro del comité ejecutivo del partido citado y desde marzo de 2020 es secretaria general del mismo. Previamente, Bravo había trabajado en empresas privadas del sector de la contrucción y más tarde empezó a desempeñar su labor en ADIF, compañía en la que llegó a formar parte de la estructura directiva.


Catalunyapress la ha entrevistado para hablar de sus inicios en la política, así como de sus objetivos y logros. Entre ellos destaca "la oportunidad de llevar la voz y los problemas concretos de la ciudadanía a las instituciones y ver cómo se materializan las soluciones". Pero también hemos charlado de actualidad, del Corredor Mediterráneo, la ampliación del aeropuerto de El Prat, de vivienda y digitalización.


WhatsApp Image 2021 11 25 at 12.24.30

La secretaria general de Ciudadanos, Marina Bravo /@Ciudadanos


¿Quién es Marina Bravo Sobrino?

Una persona como cualquier otra. Bastante afortunada. Aunque supongo que la entrevista es por ser diputada en un grupo, el de Ciudadanos, que da la batalla como nadie frente al separatismo en el Parlament, con Carlos Carrizosa a la cabeza; y secretaria general del partido a nivel nacional, con Inés Arrimadas al frente.


Es usted ingeniera de caminos, Canales y Puertos y está licenciada en antropología social y cultural. ¿Por qué decidió entonces entrar en el mundo de la política?

Porque pensé que mi experiencia profesional podía ser útil en las instituciones parar rebatir las mentiras que los partidos nacionalistas habían creado en torno a las infraestructuras. Decían, por ejemplo, que “España nos espolia con los peajes”, cuando en realidad la mayoría de los peajes de Catalunya los había puesto el Govern de la Generalitat. De hecho, hoy en día no queda ni un solo peaje nacional en toda Catalunya. Todos los peajes que pagamos en la actualidad en Catalunya son impuestos por la Generalitat, que es el gobierno autonómico que ha cargado con más peajes a sus ciudadanos.


¿Qué quiere aportar a la sociedad?

Como cualquiera que se dedique a la política con vocación de servicio, mejorar la vida de los ciudadanos. Me gusta trabajar con el objetivo de que las nuevas generaciones puedan tener más libertad y más oportunidades, y me obsesiona mejorar la eficiencia de los recursos públicos. En Catalunya, esto un motivo más para dar la batalla y no bajar los brazos ante un 'procés' que ha demostrado ser una trituradora de oportunidades y recursos públicos.


Me obsesiona mejorar la eficiencia de los recursos públicos ante un 'procés' que ha demostrado ser una trituradora de los mismos.


¿Qué es lo mejor de hacer política?

Tener la oportunidad de llevar la voz y los problemas concretos de la ciudadanía a las instituciones, y ver cómo se materializan las soluciones. A nivel legislativo, por ejemplo, conseguimos aprobar una ley de Ciudadanos en el Parlament que garantiza que los niños huérfanos en Catalunya puedan contar con su pensión íntegra, que la necesitan más que nadie, sin tener que cederla a las instituciones que los tutelan como les pasaba hasta entonces. O en el Congreso ahora mismo estamos trabajando por sacar adelante una ley que mejorará las condiciones de vida de los enfermos con ELA.


¿Y la parte más dura, más difícil?

La parte más dura y difícil es la de enfrentarse a esa parte de la política que horroriza a todos los que llegamos de la sociedad civil: las guerras partidistas, la bronca, los debates estériles o ficticios provocados únicamente para desgastar al adversario, la falta de rigor, la polarización, los ataques personales. Combatir esa forma de hacer política es también parte del proyecto que defendemos en Ciudadanos.


¿Cuál considera su mayor logro a lo largo de su carrera política?

Formar parte del equipo de valientes que paró el golpe de 2017 en el Parlament, y que unos meses después gano las elecciones. El mensaje que se envió al exterior fue muy contundente: después de lo que había pasado en el Parlament y en las calles en septiembre y octubre de ese año, cuando se pusieron urnas de verdad los catalanes votaron masivamente al partido que más firmemente hizo frente al separatismo y que apostaba por la unión y por la defensa de ese proyecto común que es España.


Usted forma parte de la comisión de acción climática del Parlament. ¿Qué opinión tiene en relación a la ampliación del aeropuerto de El Prat?

Que muy pronto lamentaremos que el Govern haya impedido que una inversión como la que se había aprobado no se haya podido llevar a cabo. Veremos de nuevo cómo nos quedamos atrás. Veremos cómo se satura nuestro aeropuerto, sufriremos colas y retrasos por la congestión, tendremos que rechazar nuevas conexiones por falta de capacidad. Y todo ello bajo un falso debate ambientalista, al que poco o nada le preocupa si la afectación ambiental de la ampliación podía compensarse medioambientalmente con creces, incluso con un resultado mejor que el existente.


Como experta en infraestructuras, ¿qué opina del plan del Gobierno respecto al Corredor Mediterráneo?

El impulso de las infraestructuras productivas, la priorización de las inversiones en función de su rentabilidad socioeconómica, la sostenibilidad ambiental, la apertura a Europa y al mundo… Todos estos son aspectos primordiales en el programa de Ciudadanos. Y son tan importantes, porque si se hubieran tenido en cuenta estos criterios en los años pasados, situaciones como la que tenemos hoy en día en el Corredor Mediterráneo, con décadas de retrasos, no se habrían producido.


En los últimos 3 o 4 años todos los partidos se han sumado al carro, pero el Corredor Mediterráneo ya debería haber sido una prioridad hace 30. Ni PP ni PSOE apostaron  por esta infraestructura estratégica cuando tocaba y tuvieron la oportunidad en sus gobiernos de turno. Y no solo ellos: tampoco los partidos nacionalistas defendieron en ningún momento el Corredor Mediterráneo como punto clave en sus negociaciones y pactos con los partidos de gobierno. Estaban a otras cosas. Nosotros, en cuanto fuimos decisivos para la aprobación de unos presupuestos en el Congreso, pusimos el Corredor Mediterráneo en la agenda política. Esperemos que las inversiones previstas se puedan ejecutar cuanto antes.


En materia de vivienda haría, sencillamente, lo contrario a lo que se está haciendo.


Como portavoz de Políticas Digitales y Territorio que es, si estuviese en el Govern y tuviese que tomar decisiones sobre vivienda, ¿cuáles tomaría?

Muy fácil. Sencillamente lo contrario a lo que se está haciendo. Desbloquearía todos los proyectos que se han bloqueado en los últimos 5 años, fomentaría la colaboración público-privada para disponer cuanto antes de oferta de vivienda social y asequible, invertiría decididamente en vivienda pública de alquiler y ofrecería seguridad jurídica. Con eso ya veríamos resultados. Obviamente esto no resolvería un problema tan complejo como el de la vivienda en su totalidad, pero avanzaría en la buena dirección. Las políticas de limitación de precios en Barcelona lo único que han conseguido es que la oferta se reduzca más del 40%, lo que hace aún más difícil conseguir un piso de alquiler, sobre todo para los jóvenes o quienes tienen condiciones laborables menos estables que no consiguen un piso a ningún precio. Además, ciudades como Madrid con políticas opuestas a las de Barcelona son las que han conseguido mayor disminución de precios.


¿Qué opina de los planes de la Generalitat en relación con la digitalización de Catalunya?

Los fondos europeos son una oportunidad extraordinaria para avanzar en la modernización y la digitalización de nuestra administración, nuestras empresas, nuestra economía y nuestra sociedad en general, y de abrir nuevas oportunidades. Ahora bien, la experiencia de otras regiones nos demuestra que para avanzar en la digitalización, sobre todo la de la administración, hay un requisito previo indispensable: la confianza de la ciudadanía en su gobierno y en la gestión que puede hacer de sus datos. Igual que para el éxito de la vacunación en nuestro país ha sido clave que los ciudadanos confiasen en la sanidad pública española, y en la agencia europea del medicamento que autorizaba las vacunas, para avanzar en la digitalización de Catalunya será clave que quien esté a cargo de la misma cuente con la confianza de los ciudadanos que deberán contribuir a ella con sus acciones individuales. Y me pregunto, ¿cómo puedo confiar en quien sabemos que ha utilizado nuestros datos para llevar a cabo un referéndum ilegal?

relacionada Salvador Illa: "El PSC es la alternativa estable a un Govern roto"
relacionada Carlos Carrizosa: "El gobierno de España nos mete al constitucionalismo en el saco de la venganza o de la revancha"

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH