El plan de prevención del suicidio de Sant Pau atiende a más de 100 pacientes al año

|

El plan de prevención del suicidio de Sant Pau atiende a más de 100 pacientes al año

El plan de detección y prevención del suicidio del Hospital de Sant Pau y el Centro de Psicoterapia de Barcelona (CPB) ha atendido a más de un millar de pacientes en sus primeros diez años de actividad, más de un centenar al año.

En rueda de prensa en Barcelona por el décimo aniversario, el psiquiatra del Plan de Prevención del Suicidio de Sant Pau, Santiago Duran-Sindreu, ha afirmado que el perfil que se dirige al programa es más mujeres que hombres, de unos 40 años, la mayoría con depresión mayor, factores estresantes o trastorno límite de la personalidad.

Ha explicado que el programa, pionero en el Estado y que nació en 2005 en la Dreta de l'Eixample de Barcelona, ofrece una atención intensiva y limitada en el tiempo, y que la tasa de recaída en tentativas de suicidio en los pacientes que se han adherido al programa se ha reducido a un 10%, mientras que la tasa general es de alrededor de un 34%.

El director médico del Centro Psicoterapéutico de Barcelona (CPB), Joan Vegué, ha remarcado que el éxito del programa se fundamenta en una detección precoz, la capacidad de articular una respuesta rápida, la gestión y seguimiento del caso y la intervención específica con estrategias adaptadas al perfil del paciente.

Preguntados por si la crisis económica ha motivado un aumento de tentativas o suicidios consumados, Duran-Sindreu ha afirmado que el factor económico "influye pero no es la causa", y ha remarcado que en un 90% de los casos la víctima sufre un trastorno mental en el momento de suicidarse.

Duran-Sindreu explicado que en Catalunya se producen unos 500 suicidios anuales y en España unos 3.500 --mientras que las tentativas son cifras diez o veinte veces mayores--, y que el perfil medio de la tentativa de suicidio es una mujer de edad media, mientras que el de suicidio consumado es de hombres mayores de 60 años y situación social de desamparo.

SUPERVIVIENTES

A raíz del plan de detección, familiares de suicidas crearon hace más de dos años la Asociación DSAS que tiene como objetivo facilitar un espacio de confianza y respeto para acompañar a los supervivientes al suicidio en su proceso de luto.

Su presidenta, Cecilia Borràs, ha afirmado que los supervivientes son "las víctimas de las que nadie habla", y ha advertido de que quedan expuestos y con riesgo de sufrir conductas adictivas, depresión o enfermedades físicas.

Ha explicado que en dos años han contactado con 251 supervivientes --la mayoría de Catalunya, pero también de España y América Latina-- y han activado tres grupos de apoyo "llevados por supervivientes y para supervivientes".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH