Cuando se apoya a los presos etarras y se olvidan de sus víctimas

Carmen P. Flores

EuropaPress 4182502 alrededor 200 manifestaciones piden euskadi navarra fin politica excepcion

Alrededor de 200 manifestaciones piden en Euskadi y Navarra el fin de la "política de excepción" para los presos de ETA @ep


Desde que EH Bildu da apoyo parlamentario a algunas propuestas del Gobierno bipartito que preside Pedro Sánchez a cambio, entre otras cosas, de llevar a los presos etarras a las cárceles de Euskadi, no han dejado de sonar las voces a favor y en contra de la medida que se está realizando con bastante rapidez. La prisa aprieta y para seguir contando con los votos hay que ceder a las demandas de los “socios” puntuales. Esto es lo que está sucediendo. Quedan ya muy pocos presos de ETA que sigan fuera de las prisiones del País Vasco, Pero, aun así, los colectivos abertzales, a través de asociaciones “ciudadanas”, siguen presionando con manifestaciones de apoyo a los etarras, como las más de 200 que se han celebrado este pasado sábado en Euskadi en un alarde de escenificación de fuerza.


Los partidos independentistas catalanes, JxCat, ERC, la CUP y la ANC, Ómnium Cultural y el Consell per la República, que preside el huido Carles Puigdemont, han estado presentes en la misma Esther Capella, exconsejera de Justicia de la Generalitat y actual delegada del Govern en Madrid; Carme Forcadell, expresidenta del Parlament de Catalunya; y Jordi Sánchez, de JxCat, han formado parte en las manifestaciones de apoyo. Forcadell aseguraba  a los medios de comunicación que para solucionar” cualquier conflicto político es necesario hacer política de reconciliación” y, para ahondar más en las contradicciones de la expresidenta, ésta manifestaba que ““el acto de hoy es la mejor vía para estos conflictos. Homenajear a las victimas del terrorismo, respetarlas, darles voz es muy importante y a la vez denunciar la situación de los presos”. Lo ha dicho y se ha quedado tan tranquila, porque ella, en su etapa de presidenta del Parlament, mucho apoyo y voz a las asociaciones de victimas del terrorismo y a los partidos que le daban apoyo, la verdad es que no le ha dado. Es más, todo lo contrario. Una actitud que dice bien poco de ella, que utiliza la doble vara de medir y que ha estado representado, se supone que, a toda la ciudadanía de Catalunya y, como se conoce, ha aplicado la política partidista y de división en la cámara catalana.


Resulta curioso, por emplear un término amable, que a los partidos independentistas catalanes se les olviden los atentados de ETA en Catalunya y los muertos que han dejado. Pasar página es necesario, y que los etarras entren en política forma parte de una democracia, nada que decir. Es más, creo que es necesario normalizarlo si los votan, pero otra cosa muy diferente es hacerle el juego y apoyarlos como está sucediendo. No hay que olvidar que el traslado a las prisiones vascas se está produciendo, que siguen las negociaciones - de por medio está el PNV, quien por cierto no ha estado presente en las manifestaciones- y que las cosas tienen su tiempo, forzarlas solo es bueno para los interesados . Dicen que han pasado diez años desde que la banda terrorista dejó de matar, pero a los muertos nadie los va a acercar a sus familiares. Hay que tener sensibilidad, para todos, no para una parte. Todo no vale.


En esta campaña de apoyo etarra hay algún medio de comunicación de Catalunya - hay alguno más- regado con dinero institucional, cuyo director - el transformista ideológico- inició su carrera en el PSUC, paso a la UDC de Durán Lleida y fue acomodado por el PP en el diario del Grande de España, y finalmente convertido en la portavocía del independentismo de Puigdemont, apoyaba este fin de semana, con un artículo suyo, las marchas etarras y arremetía contra el gobierno de España. Todo un modelo de cambio ideológico exento de ética - ¿por dinero?-. Decía Voltaire que “quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero”. El tiempo de las víctimas y el dolor de las familias no cuentan, todo vale, parece ser. Pero la realidad es bien distinta y el balance debe estar equilibrado. Si no es así, las cosas irán a peor. Por muchas 200 manifestaciones que sigan haciendo y con el escandaloso apoyo de partidos políticos que han tenido y siguen teniendo responsabilidad de Gobierno…


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH