Celebremos cada día el día de la empresa

María Helena de Felipe

Maria felipe
María Helena de Felipe, presidenta de Fepyme Catalunya, vicepresidenta de Fomento del Trabajo y de la Confederación de Pymes de España (CEPYME). En el ámbito europeo es portavoz del grupo de Pymes del CESE y vicepresidenta de Asuntos Sociales de SMEunited, la patronal europea de la micro, pequeña y mediana empresa. | FEPIME

 

La apuesta del presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, de demandar a los candidatos de las formaciones políticas que se presentaban a las elecciones al Parlament de Catalunya su apoyo a una proposición no de Ley para establecer el Día del empresario en Cataluña, ha sido un auténtico acierto.


Reconocer el orgullo de ser empresarios y empresarias con la celebración del Día del Empresario tiene como objetivo sensibilizar a la población sobre la contribución de esta figura al progreso social y económico de Cataluña, señalando el 27 de junio como el día de los autónomos, las micro, las pequeñas, medianas y grandes empresas. Este objetivo es un éxito más del liderazgo empresarial del Presidente de Foment del Treball en la sociedad civil catalana.


No nos cansaremos de decir en todas partes que las pymes son la estructura fundamental de nuestra actividad productiva, de nuestra economía. Sin pequeñas y medianas empresas, microempresas y autónomos, nada de lo que para nuestra sociedad es esencial (sistema sanitario, educativo, empleo, pensiones, etc.) podría persistir.


Por eso, además del reconocimiento social del espíritu empresarial, de la emoción, de la implicación, de la creatividad y del compromiso y sacrificio que supone ser empresario, necesitamos las reformas necesarias para ampliar nuestra capacidad productiva y poder ganar dimensión y ser más competitivos.


En los últimos dos años no han sido fáciles, la pandemia, las posteriores crisis derivadas de los problemas de suministros de materias primas y del incremento del precio de la energía, de la inflación y, finalmente, de las consecuencias de la invasión de Ucrania, no han hecho más que agravar la débil situación que ya estaban sufriendo las Pymes catalanas antes de 2020.


Hoy más que nunca necesitamos poner a las pymes en el centro de las políticas. Las micro, pequeñas y medianas empresas, requieren planes específicos para reducir la morosidad, para alinear las necesidades del mercado laboral con los planes educativos y formativos, para iniciar su andadura en la transformación digital, en definitiva, para evolucionar y garantizar su competitividad y supervivencia.


Se requieren políticas coherentes diseñadas por las pymes y micropymes, que aseguren unos costes energéticos lógicos; que garanticen la llegada de los fondos europeos para todos y con una cofinanciación justa.


Hoy señalamos el 27 de junio como el Día de la Empresa, pero cada día debemos reivindicar la incidencia primordial que nuestra iniciativa privada tiene para el progreso económico y humano de nuestras sociedades. Más empresa garantiza el progreso de las políticas sociales, la respuesta solidaria a las necesidades de los ciudadanos, cuya sanidad y educación públicas tan orgullosos estamos.


Sin pymes, ni emprendedores, difícilmente puede salir adelante nuestro país, y por eso, insistimos en que deben darse las condiciones adecuadas para que el espíritu empresarial en Cataluña pueda visualizarse y destacarse.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH