El proyecto de regadío del Canal Segarra-Garrigues es viable

|



El Presidente de la Comunidad General de Regantes del Canal, Josep Maria Jové, afirma que "nadie puede cuestionar ni la viabilidad ni la oportunidad ni la necesidad del regadío del Segarra-Garrigues, ya que el agua del Canal está garantizada por regar la totalidad de las hectáreas".



En este sentido, desde la Comunidad de regantes defienden que es recomendable modernizar los regadíos para conseguir un ahorro de agua y una mayor eficacia y, de hecho, el Segarra-Garrigues está construido a partir de la tecnología más puntera y asegura un riego eficiente y, por supuesto, respetuoso con el medio ambiente.



Josep Maria Jové hace un llamamiento para lograr "un mayor apoyo y complicidad de toda la sociedad de Lleida y de los estamentos tanto públicos como privados" para mitigar las dificultades a las que se enfrenta el proyecto en estos momentos. La Red Natura 2000 y la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) podrían poner en riesgo la viabilidad del proyecto dado que muchas hectáreas son declaradas zona especial de protección de las aves (ZEPA).



A pesar de las dificultades aparecidas y aunque el ritmo de adhesiones se ralentiza por el elevado coste que supone adherirse al proyecto, los regantes valoran positivamente que el del Segarra-Garrigues ofrece unas prestaciones más favorables al usuario que las que ofrecen otros riegos y es por este motivo, que las zonas que están poniendo en riego tienen una adhesión superior al 70%. Por ello, "desde la comunidad de Regantes dedicamos todos los esfuerzos a pedir a la Administración apoyo para que el regante pueda acceder al regadío en mejores condiciones que las actuales, ya que el precio es prohibitivo para según qué tipo de cultivo ", añade el Presidente de la Comunidad General de Regantes del Canal Segarra-Garrigues.



Recuerda, también, que "seis años después de poner las primeras fincas en riego en el sector 1 en la zona alta del canal y el sector 12 al bajo Segre, tenemos unas 7.000 hectáreas adheridas al riego, sobre las 13.500 hectáreas totales, más del 50 %". El presidente de los regantes considera satisfactorio este grado de adhesión "sobre todo, teniendo en cuenta las dificultades que entraña transformar el secano en regadío y las características demográficas y económicas del sector agrario leridano".



Principalmente, los retos de futuro a los que se enfrenta el sector agrario de la demarcación son el envejecimiento de la población y la falta de relevo generacional, factores que pueden provocar un cambio en la economía del territorio. Además, la falta de ayudas públicas, las dificultades de financiación, la descapitalización del sector y el hecho de que los precios estén por debajo del coste de producción en muchos productos agrarios hacen que el número de adhesiones, a pesar de ser satisfactorio a día de hoy, no es suficiente a largo plazo.



En cuanto a los trabajos de construcción del canal principal, la infraestructura está terminada y se prevé que en 2017 se dé también por finalizado el embalse. La red principal de regadío también está prácticamente terminada y, tal y como recoge Jové, "las inversiones que se hacen a partir de ahora son para llegar a los regantes que se adhieren y tienen un retorno de parte de la inversión de forma inmediata" .

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH