​El EGM de la COPE

Manuel Fernando González Iglesias

Esta vez el EGM quería hacer sangre con la audiencia matinal de Onda Cero a cuenta del traspaso de Carlos Herrera a la COPE, el llamado "fichaje de la temporada". Todos queríamos comprobar con “malsana intención" si la marcha del catalano-andaluz iba a causar estragos en los números de la emisora de Atresmedia y, si con ello, la cadena de los cardenales pillaba de "una puñetera vez" a la SER de Prisa, la auténtica "joya de la Corona" que le queda a la ex empresa de Don Jesús de Polanco.


Al final, como siempre, el Estudio General de Medios no defraudó a nadie. Subió la audiencia del medio radio y... todos contentos. Unos, porque no se consumó ningún desastre, o sea, que Alsina y Lucas pueden renovar para la próxima temporada. Pero, también, porque la comercializadora de la COPE puede seguir vendiendo más y más caro, ya que su casa está un poco más cerca del líder de "casi" todas las franjas horarias, entiéndase la SER, que comienza ya a dar síntomas de cansancio con ese "casi", en el que se deja algunos pelos en la gatera, sobre todo en la deportiva e informativa.


Por lo demás, mientras el trabajo de campo sea el que es y la desproporción en postes repetidores siga siendo tan dispar como injusto, los propietarios de la cadena de Gran Vía 32 pueden continuar con su merecido liderazgo mientras sus números gerenciales son, cada ejercicio que pasa, más difíciles de cuadrar, no porque gestionen mal, que cada uno sabe lo que tiene que hacer en su propia casa, sino porque la vaca publicitaria, da cada vez menos leche, y las figuras siguen sin enterarse de que tienen que rebajarse el sueldo, que esta radio ya no puede pagar las millonadas que pagaba cuando Del Olmo, García, Herrera o Encarna estaban en la cúspide de la Ola. Me meto en este detalle porque, para la próxima temporada, nos anuncian que el cincuentón De la Morena quiere irse a Onda Cero donde le piensan extraer hasta el tuétano, no solo en la cadena de radio, sino también en las televisiones de Antena 3 y, de paso, pagarle sus "bolos" humanitarios además de un sueldazo que le llegue hasta la jubilación. Todo eso, será una barbaridad y los de la Ser no deben caer en ese juego porque la cuenta de explotación no da para muchas alegrías, sobre todo teniendo un sustituto de garantías como ya tienen. Pero en fin, ellos verán y Silvio González también, que será, al final, el que pague la fiesta, si es que ésta se celebra.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.



Más autores

Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH