Otra mujer hospitalizada al ser atropellada por una bicicleta

|


Otro caso de hospitalización por atropello de bicicleta vuelve a poner en el punto de mira la difícil convivencia entre los carriles bicis bidireccionales y los peatones. Esta vez, los hechos ocurrieron el pasado domingo, 22 de mayo, cuando una bicicleta en el cruce Diputación - Urgell arrolló a una mujer de 86 años, Amelia P., que tuvo que ser hospitalizada.


La señora volvía a casa cuando, al cruzar en verde, un ciclista que bajaba a gran velocidad por la calle Urgell no pudo hacer nada para evitar atropellarla. El golpe fue muy fuerte y la mujer salió disparada y, en el momento de la caída, impactó contra una papelera.


Según relataron los familiares de la víctima, la bicicleta circulaba "como una flecha" y no frenó, aunque tenía el semáforo en rojo. A la mujer se le diagnosticó la fractura de una vértebra y múltiples hematomas que le obligarán a estar, al menos, tres meses ingresada en el hospital.


En el momento del accidente, el ciclista y otros testigos auxiliaron a la mujer

hasta que llegó la ambulancia, que la llevó a la clínica Platón de Barcelona, donde se recupera desde aquel momento.


ZONA CONFLICTIVA


El lugar donde se produjo el accidente es un punto triste y muy conflictivo ya que unos cuantos metros más arriba en la confluencia Provenza - Urgell fue atropellada la diputada de Juntos Por Sí, Muriel Casals, en un golpe que la dejó en coma y terminando con su vida unos meses más tarde.


La circulación bidireccional de las bicicletas es especialmente complicada para los peatones,

ya que suelen mirar de dónde vienen los coches, lo que hace más difícil comprobar los ciclistas que bajan en dirección contraria.


EL LUNES FALLECIÓ OTRA MUJER


La mujer de 69 años que estaba en coma desde que la atropelló un ciclista en Barcelona a finales de abril falleció este lunes según informaron los familiares. 


El atropello se produjo el día 27 de abril en la confluencia de la avenida Diagonal, el paseo de Gràcia y la calle de Còrsega, por parte de un ciclista del que, en un primer momento, se dijo que había huido del lugar pero que, posteriormente, se supo que socorrió a la mujer.


De hecho, el ciclista declaró voluntariamente ante la Guardia Urbana que socorrió a la víctima tras el atropello, pero que la mujer le dijo que solo tenía una pequeña herida sangrante en la ceja y que se marchaba porque había quedado con unas amigas. Y es más, el marido no denunciará al ciclista al considerar que actuó correctamente.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH