miércoles, 18 de septiembre de 2019

​Puigdemont quiere aprobar las cuentas y realizar el referéndum en septiembre

|

Puigmillo


El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha explicado que confía en aprobar los Presupuestos de 2017 y ha expuesto que prevé dar por finalizada la legislatura "a finales de julio o septiembre".


Puigdemont ha citado algunas de las bondades que considera que tienen estas cuentas: reducir las listas de espera, aumentar la atención a los colegios con necesidades educativas especiales y crear unas 7.000 nuevas plazas de empleo públicas, entre otras.


Como ya apuntó en la última Diada en una reunión con corresponsales extranjeros, Puigdemont confía también en cumplir con su compromiso de que la legislatura dure unos 18 meses y sirva para dejar a Catalunya a las puertas de la independencia.


"Mi objetivo es acabar esta legislatura a finales de julio o en septiembre del año que viene habiendo hecho los deberes", y para el presidente estos deberes son la lucha contra la crisis y poner a Catalunya en el senda para convertirse en un Estado moderno.


Preguntado por si en septiembre las elecciones serán ordinarias o constituyentes, Puigdemont no lo aclara y afirma que ese mes será el de un referéndum "donde la gente pueda votar libremente lo que crea mejor para Catalunya".


BUENA RELACIÓN CON COLAU


El presidente catalán aborda otros temas y afirma tener un "buen entendimiento institucional" con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y en general con el conjunto de alcaldes del Área Metropolitana.


También proyecta que la Catalunya del futuro tiene que ser más "delgada en administraciones", y dar un poder mucho más elevado al ámbito local tanto en financiación como en competencias.


Además, explica que está convencido de que el Estado no aplicará nunca el artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía catalana, pero ha criticado que lo está suspendiendo 'de facto' impugnando normas del Parlament o recentralizando competencias.


También admite que Europa no solucionará el problema actual de relaciones entre Catalunya y el resto del Estado: "No confiemos en ello, porque tampoco le toca. Le tocas a los catalanes y a los españoles. Nosotros estamos dispuestos a hablar de todo".


NI DE IZQUIERDAS NI DERECHAS


Puigdemont también se define como una persona progresista que no es ni de izquierdas ni de derechas: "Yo no soy de derechas, obviamente. Me siento una persona de progreso. Quiero que mis conciudadanos progresen y quiero que progrese la humanidad".


Avala la decisión de Convergència de haber desaparecido para refundarse en el PDECAT, argumentando que el primero era un partido pensado para la década de los 70, 80 y 90 que había que modernizar.


"Se necesitan liderazgos nuevos, lenguajes nuevos, prioridades nuevas, políticas nuevas; seguramente, la herramienta --el partido-- también tiene que ser nueva", reflexiona sobre la nueva formación que lidera Artur Mas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH