​Para la desigualdad entre barrios de Barcelona después de registrar aumentos desde 2007

|

Mapa 1


El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha asegurado que las desigualdades entre los barrios de la ciudad se estabilizaron en 2015 por primera vez después de registrar aumentos desde 2007, manteniendo la distancia entre los barrios extremos, con Pedralbes con una renta disponible 7,2 veces la del barrio con menos renta, Ciutat Meridiana, que sustituye a Trinitat Nova.


"La tijera no continúa abriéndose. Ahora el reto es cerrarla, pero hay un cambio en esta tendencia", ha asegurado Pisarello en rueda de prensa junto al director del Gabinete Técnico de Programación, Ramon Canal, para presentar el informe 'Distribución territorial de la renta familiar disponible por cápita de Barcelona", con datos de 2015.


Pisarello ha destacado que Nou Barris se mantuvo como el distrito con menos renta --ocho de los diez barrios más pobres se sitúan en él--, pero dejó de caer respecto a la media de la ciudad, que aumentó un 2,9%, alcanzando los 19.775 euros brutos anuales, algo que Pisarello ha atribuido al aumento del empleo y al "fortalecimiento de la situación económica en la ciudad".


Ha admitido que, "en términos generales, Barcelona continúa con unas desigualdades que son preocupantes", lo que justifica las políticas que el Gobierno de Ada Colau impulsa para generar empleo; mejorar su calidad y la contratación social; abogar por un salario mínimo de ciudad, y exigir una regulación de los precios de alquiler, según él.


"Somos conscientes de que esto tiene que ver con el empleo, pero no significa que la calidad del empleo haya mejorado ni que las familias estén llegando a final de mes", ha reconocido el teniente de alcalde, que ha insistido en que el Gobierno municipal impulsa medidas en este sentido.


Así, siguen trabajando para mejorar la calidad del empleo y combatir la precarización y la brecha salarial entre mujeres y hombres, ha dicho Pisarello después de que las remuneraciones de las personas asalariadas aumentaran en 2015 pero que la devaluación acumulada desde 2010 mantuviera el descenso en un 6,5%.


Ha asegurado que el informe permite seguir considerando a Barcelona una ciudad de rentas medias, ya que el 44,2% de la población se situó en 2015 en este tramo, aunque descendió dos puntos respecto al 2014, con un 46,8%, mientras que el 2013 se situó en cifras similares a las actuales --en el 44,3%--, 14 puntos por debajo de 2007, cuando el 58,5% de los barceloneses se situaban en la clase media-alta y media-baja.


La clase media-baja es la que más ha descendido desde el inicio de la crisis --desde el 38,2% en 2007 al 25% en 2015--, mientras que las clases muy bajas y bajas aumentaron del 36,7% al 39,3% de 2014 a 2015 --subiendo desde el 21,7% de 2007--, y las altas y muy altas se mantuvieron cerca del 16,9%, cayendo del 19,7% en 2007.


Pisarello ha señalado que la "precarización de las clases medias no es un buen dato", ya que una importante clase media facilita no sólo una economía más fuerte, sino también una democracia más potente, según el teniente de alcalde, que ha insistido en que deben seguir trabajando para reducir las desigualdades.


DISTRITOS Y BARRIOS


Sarrià-Sant Gervasi, Les Corts i El Eixample se mantienen como los barrios con más renta, seguidos por Gràcia, Ciutat Vella --que sube del penúltimo puesto al sexto--, Horta-Guinardó y Sants-Montjuïc, en una lista que cierran Sant Andreu --que cae del séptimo al noveno-- y Nou Barris, que se mantiene como el distrito con las rentas más bajas.


Por barrios, los que cuentan con una renta más alta son Pedralbes --en Les Corts--, Les Tres Torres, Sant Gervasi-Galvany, Sarrià y Sant Gervasi-Bonanova --los cuatro en Sarrià-Sant Gervasi--, mientras que los que cuentan con menos son Ciutat Meridiana, Trinitat Nova (Nou Barris), la Marina del Prat Vermell (Sants-Montjuïc), Vallbona (Nou Barris) y Trinitat Vella (Sant Andreu).


El informe también revela que se han acentuado las diferencias de renta media entre los barrios del distrito de Sant Martí, que es el único que incluye barrios con rentas muy altas --como Diagonal Mar y el Front Marítim Poblenou-- y muy bajas, como el Besòs i el Maresme.


La mayoría de barrios mantuvieron la renta estable respecto al año anterior, aunque bajaron su renta más de cuatro puntos los barrios de Ciutat Meridiana; Canyelles; Vila de Gràcia; la Nova Esquerra del Eixample; Vallvidrera, el Tibidabo i les Planes; la Font d'en Fargues; Diagonal Mar i el Front Marítim del Poblenou, y el Besòs i el Maresme.


Por otro lado, subieron más de cuatro puntos el Raval, el Barrio Gòtic, Poble Sec, Hostafrancs, Font de la Guatlla, Sant Gervasi-Galvany, Vallcarca i els Penitents, el Coll, la Salut, Can Baró, la Teixonera, Sant Genís dels Agudells, Vall d'Hebron, Verdun, el Parc i la Llacuna del Poblenou y Provençals del Poblenou.


"SIGNOS DE GENTRIFICACIÓN"


Preguntado por los periodistas, Pisarello ha señalado que el aumento de la renta en algunos barrios puede provocar que se "produzca un éxodo de población" hacia otros distritos y municipios del entorno porque aumentan los precios de la vivienda, entre otros elementos, que pueden generar la expulsión de ciudadanos.


Lo ha ejemplificado con Ciutat Vella, distrito en el que "no es tan fácil decir que se está produciendo un proceso de gentrificación, pero hay signos importantes", por lo que ha reiterado la necesidad de ampliar el parque público de vivienda y de regular los precios de alquiler para evitar precios abusivos.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH