Guardiola, Hernández y Roures, los tres de Qatar

Carmen P. Flores

Guardiola Xavi Hernandez

Pep Guardiola abraza a Xavi Hernández 


"Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija", dice un certero refrán popular. Pero esa protección no es gratuita sino que tiene un coste. En muchos casos, representa la renuncia a unos valores y a la propia dignidad. Cuando una persona se encuentra bajo esa sombra es como una marioneta que baila al son que le marcan.


Por eso resulta curioso que tres personajes, dos de ellos con la categoría de ídolos, Pep Guardiola, Xavi Hernández y Jaume Roures tengan un doble lenguaje, una doble moral y una ética selectiva, que les reposta pingües beneficios. ¿O quizás el dinero no tiene país? El trío del gas, como se les conoce, son unos auténticos hipócritas, así de claro.


Pep Guardiola, referente del independentismo y vocero del mismo, ha calificado a España, en más de una ocasión, como "el Estado opresor", entre otros de sus piropos pese haber formado parte de la selección española en 47 ocasiones.


Pep habla así pero ha estado y sigue estando muy vinculado a Qatar, un país donde hay que poner freno a "tanta democracia". La vinculación de Guardiola con Qatar no solo fue como jugador de un equipo del país sino que en febrero de 2010 fue presentado como embajador de la candidatura de Qatar al Mundial de Fútbol. En 2014 como entrenador del Bayern de Múnich también eligió Qatar como destino para hacer un stage de preparación.


Xavi Hernández, el aspirante a entrenador del Barça, aun sigue vinculado a Qatar, donde disfruta de una serie de privilegios. Es uno de los muchos "embajadores" con los que cuenta este régimen dictatorial en un país al que han denominado como "una cárcel al aire libre". Como se encuentra tan protegido y bien pagado -hasta le ha tocado 229.000 euros en un sorteo de un banco  donde tiene sus cuentas-, no duda en querer llevarse a jugadores del Barça.


Jaume Roures, ex comunista reconvertido a independentista y empresario audiovisual astuto, está estrechamente ligado a Qatar a través de Bein Sports, cadena de televisión de pago, filial del grupo catarí Al Jazeera, dedicada a las retransmisiones deportivas. En julio de este año, Roures se sumó al manifiesto de Ómnium, "llamamiento por la democracia cuyo objetivo es defender y blindar la celebración del referéndum". La campaña, con bolos incluidos, se inició unos días después de la emisión/presentación del documental "las cloacas de Interior", que casualmente coincide con la aparición de un libro del investigador -¿privado?- Francisco Marco sobre la 'Operación Catalunya', donde también se habla de cloacas de Interior. ¿Casualidad? Estos bolos de presentación del documental, con la asistencia en persona de Roures, aun se siguen llevando a cabo.


Roures, el camaleón, también -¿casualidad?- tiene negocios con Pere Guardiola, el hermanísimo de Pep, que empezó trabajando como empleado de Nike, pasando posteriormente a ser representante de jugadores -no ha dudado en quitarle jugadores al Barça para llevarlos al Manchester City- y hoy es propietario, con los del Manchester, del Girona Futbol Club. Sus cuentas bancarias han ido en aumento.


Los tres nombres "ilustres" no tienen escrúpulos en mantener y representar a un país que los sindicatos internacionales definen como el que trata a los trabajadores más pobres como esclavos, donde los derechos han ido a parar a la gran bolsa de gas en la que está asentada el país de los ricos. Los dos ídolos de masas y "ejemplo" para los jóvenes no tienen una sola crítica para Qatar. Guardiola habla de la opresión y de las faltas de libertades que sufre Catalunya por parte de España y se olvida de la dictadura de Qatar. ¿Doble moral? O el dinero llama al dinero.


¿Roures nos va a deleitar con un documental sobre las cloacas de Qatar o sobre las personas que son encarceladas por tener la osadía de hablar mal de su sagrada majestad? Estoy segura que no.


La hipocresía y la doble vara de medir solo es propio de súbditos protegidos como estos tres "ilustres" personajes públicos. Y como dice alguien: "Dime con quién andas y te diré quién eres".


Lo malo de esta triste historia es que nadie saca pancartas en las manifestaciones rechazando estas prácticas. La permisibilidad de una parte de la ciudadanía con este tema es de vergüenza.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH